Últimas Noticias:
Loading...
,

La verdad no se compra

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Después de una enfermedad, el emperador Cosroes llamó a sus consejeros, les preguntó si creían que era buen emperador y les ofreció como recompensa una piedra preciosa. 

Sólo el ultimo, Eliud, declaró: “Señor, prefiero callarme porque la verdad no se compra”. Les respondió el emperador: “Tienes razón, no te daré recompensa. Dime lo que piensas. El hombre dijo: “Eres un ser humano como todos. Solo qué, por tu cargo, tus defectos pesan sobre todo el pueblo: pienso que gastas mucho en fiestas, palacios y guerras inútiles”. 

El emperador se quedó pensativo. 

Luego, dio a los demás consejeros la joya prometida. Al día siguiente, estos consejeros le dijeron: “Debes condenar al joyero que te vendió estas piedras porque son falsas”. Respondió el emperador: “Son falsas como sus palabras”. En cambio, a Eliud lo nombró su primer ministro.


Qué fácil es actuar con hipocresía diciendo a alguien palabras y falsas alabanzas, sólo por quedar bien. Es mucho mejor hablar con sinceridad aunque duela, pero siempre con caridad, porque hay personas que con el pretexto de ser sinceras hieren y ofenden imprudentemente. Hay que pedirle a Dios estos tres virtudes: La sinceridad, la caridad y la prudencia.

You Might Also Like

0 comentarios