Últimas Noticias:
Loading...
,

Respuestas diferentes

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Había una vez, un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada del pueblo. Un día, un joven se le acercó y le preguntó: “Yo nunca he venido por estos lugares, ¿cómo son los habitantes de esta ciudad?” El anciano le respondió con otra pregunta: “¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de la que vienes?” “Egoístas y malvados. Por eso me he sentido contento de haber salido de allá”. “Así son los habitantes de esta ciudad”, le respondió el anciano. Un poco después, otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta: “Voy llegando a este lugar, ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?” El anciano de nuevo le contestó con la misma pregunta: “Cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes?” “Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos, trabajadores. Tenía tantos amigos que me ha costado mucho separarme de ellos”. “También los habitantes de esta ciudad son así”, respondió el anciano. un hombre que había llevado sus animales a tomar agua al pozo y que había escuchado la conversación, en cuanto el joven se alejó le dijo al anciano: “¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes  a la misma pregunta puesta por dos personas?”. 

“Mira - le respondió- cada uno lleva el universo en su corazón. Quien no ha encontrado nada bueno en su pasado, tampoco lo encontrará aquí. En cambio, aquél que tenía amigos en su ciudad, encontrará también aquí amigos leales y fieles. Porque las personas son los que se encuentran en sí mismas, encuentran siempre lo que esperan encontrar”. “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego”.

Me ha tocado, por gracia de Dios, encontrar muy buenos amigos y amigas por los distintos pueblos y ciudades en donde la Providencia ha querido que yo esté prestando mi servicio sacerdotal.

Muchos de esos amigos y amigas ahora son padres y madres de familia y para una gran satisfacción me he podido encontrar a sus hijas e hijos; así que puedo sentirme abuelo, lo cual me causa un gran felicidad.

You Might Also Like

0 comentarios