Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Incorruptos

Share on Google Plus



Ya ni la burla perdonan…

 De plano: o somos bien pendejos o somos bien corruptos.

Tras la noticia del fin de semana pasado, que ha dado la vuelta al mundo para poner los ojos de la desvergüenza en el sistema político de nuestro país, con la “fuga” del Chapo Guzmán, no queda más que hacernos una pregunta con alternativa, ¿qué seremos?

 En un país donde los presupuestos se van en pagos a profes (que algunos no dan clases) y donde los índices de conocimiento no es el adecuado.

 En un país donde la política pública de seguridad se enfoca en traer elementos fuertemente armados, altamente capacitados, con cursos y diplomas, con subsidios y charlas constantes, para que no puedan resolver el tema del narcomenudeo, de los robos a casa habitación, de autopartes…

 En un país donde los futbolistas no saben cómo entonar el Himno Nacional, mucho menos cómo ganarle a una escuadra caribeña.

 En un país como el México en que nos toca vivir, ¿Qué sómos?, ¿Tontos o corruptos?

 Porque no sólo en el ámbito federal los empleados del gobierno descuidan su “chamba”, en los municipios de nuestra región encontramos decenas de burócratas que hacen como que trabajan, pero no resuelven en tiempo y forma su labor. Están más preocupados por labores particulares, intereses de grupo o, de plano, en otros temas, pero no para resolver las tareas que se les encomienda en su oficina o Dependencia.

 Mantener por años a un burócrata, al margen de su filiación partidista o nivel de gobierno, ¿en qué posición nos deja a los ciudadanos?

 Ver partidos amañados de futbol, donde lo importante es la fama, el beneficio del anuncio, del comercial, el contrato millonario que viene sobre tal o cual futbolista. ¿en qué posición nos deja a los aficionados?

 Encontrar a un policía que no sabe cómo llenar un nuevo formato del Sistema Penal Acusatorio en Tepatitlán, un Secretario General de Gobierno que no tiene tiempo de atender a los afectados por los robos a casas habitación desde hace un mes, tener directores de cárceles que no saben cómo cuidar a sus “altos delincuentes” para que luego se les fuguen en un acto hollywodense. ¿En qué posición nos deja a los cidadanos?

 De verdad, a veces creo que Don Pepe, un anciano con arrugas en el rostro y manos cansadas de tanto labrar la tierra, tiene, en su limitada escolaridad, más sapiencia que nuestros doctorados en la función pública cuando me pregunta: “¿O somos bien corruptos o estamos bien pendejos?”

 Yo la verdad ya no supe qué contestarle a Don Pepe.

 Lo cierto es que, ninguna de ambas opciones me deja satisfecho…

You Might Also Like

0 comentarios