Últimas Noticias:
Loading...
,

Trabajando en la mina

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Tomás era un minero galés. Todos los días dedicaba largas horas al duro trabajo en la mina, con su vida en constante peligro, a cambio de un pobre salario. Cierto día, el capataz de la mina dijo: Tomás, se ha producido una vacante en un trabajo más liviano en la superficie. Trabajarías menos y pagarían más. ¿Te interesa?. -Sí, por supuesto- él respondió- ¡Claro que me interesa, señor! Sin embargo, ¿Podría ofrecerle el trabajo a mi amigo Luis?.

El no es tan fuerte como yo y temo que el trabajo en la mina acorte sus días. No quiero perder a un amigo. ¿Podría ocupar él ese puesto del que me habla? Al capataz lo conmovió la generosidad de Tomás y le dio el trabajo a Luis. 

El siguió trabajando duro y no bien se produjo otra vacante en la superficie, el capataz enseguida se lo comunicó a Tomás, que esta vez sí aceptó el ofrecimiento. Los dos trabajaron juntos durante veinte años. “Dios nunca se dejará ganar en generosidad”.

Todos habremos comprobado cómo Nuestro Señor siempre ha sido y seguirá siendo muy generoso-
Basta recordar cada uno de los momentos de nuestra vida desde que ayudó a nuestros padres para que no fueran egoístas, provocando el aborto, sino que nos trajeran a este mundo, no cuidaran, alimentaran y sacaran adelante.

Cada rayo de luz del sol, cada gota de agua, cada alegre amanecer y sobre todo Jesús Eucaristía es muestra de su gran generosidad.


You Might Also Like

0 comentarios