Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Ana Karina lloraba, gritaba y pedía ayuda la noche en que la asesinaron

Share on Google Plus


Sufría de violencia intrafamiliar

• Ella muy bonita y alta; saludaba a la gente pero poco se sabía de ella

• Al marido era común verlo llegar en estado inconveniente y agresivo

Una muchacha muy tranquila, era amable y atenta pero solo conversaba lo necesario con sus vecinos; así describían estos a Ana Karina Gómez de la Torre, quien el pasado 22 de agosto apareció muerta dentro de su domicilio.

En cambio el esposo de la occisa, aunque también era cordial con el resto de quienes vivían en la cuadra, seguido lo veían llegar en estado inconveniente a su domicilio y era común escucharlo reñir con su cónyuge ya difunta.

Han pasado dos semanas del homicidio de Ana Karina, que el pasado 22 de agosto por la madrugada fue encontrada sin vida dentro de su vivienda ubicada en la calle Francisco Sarabia, en Tepatitlán, entre 20 de noviembre y Tepeyac. El reporte fue hecho por el mismo marido, Oscar Daniel Sánchez Negrete, quien refirió a la policía que llegó ese día por la madrugada y encontró a su esposa con una profunda herida producida por arma blanca en el cuello, mientras que la hija de ambos se encontraba encerrada en su cuarto, aparentemente sin haber sabido lo que ocurría.

El reporte fue hecho aproximadamente a las 6:00 horas de ese día, llegando varios policías y agentes de la Fiscalía a la vivienda. Luego de corroborar que se trataba de un homicidio, Oscar Daniel fue retenido por varios minutos en lo que policías investigadores le hacían preguntas, refiriendo que cuando él llegó a la casa encontró a su mujer así, desconociendo lo que había ocurrido con precisión.
La Fiscalía dejó libre a Oscar Daniel en el transcurso de la mañana habiéndole tomado su declaración.

Sin un culpable aparente, los días transcurrieron y el pasado domingo un grupo de personas se manifestaron en el centro de la ciudad para reclamar justicia por la muerte de Ana Karina y que se encuentre al culpable, además de llamar la atención sobre una supuesta ola de feminicidios que se ha dado en Jalisco y en Tepatitlán.

Muy saludadores

Vecinos de la calle Francisco Sarabia, de la cuadra ya mencionada, refirieron a 7 días que tanto Karina como Oscar eran educados con la gente de alrededor, haciendo a veces plática con ellos cuando se los encontraban en la vía pública o en algunos de los negocios cercanos donde coincidían con el resto de los pobladores.

“La muchacha era alta, güera, bonita y el esposo también era alto y guapo”, decía una mujer de la zona, quien además recordaba que la pareja tenía poco de vivir en la cuadra, uno o dos años y aunque ambos eran muy educados, era Ana Karina la que más contacto tenía con el resto de los vecinos, aunque no se platicaba con ella gran cosa.

Una mujer de la tercera edad, pese a tener una buena opinión de la ahora occisa, recuerda que Oscar Daniel seguido se le observaba llegar en estado inconveniente a la casa y le daba por discutir con la joven mujer y hasta se llegaban a escuchar algunos “ruidos” del interior de la vivienda, presumiblemente golpes u objetos arrojados de un lugar a otro.

Cuando se escuchaban estas discusiones también era común oír a Karina llorar y gritar.

La noche del viernes 21 de agosto se pudo escuchar llegar a su domicilio a Oscar Daniel, para luego comenzar a reñir con su pareja, altercado que se prolongó hasta la madrugada del sábado. Karina lloraba y gritaba y hasta pedía auxilio, pero nadie acudió en su ayuda. “Problemas de pareja -referían algunos-, ¿quién se iba a meter en ese pleito si a cada rato pasaba lo mismo”.

Alrededor de las 2 de la mañana del sábado, los ruidos, golpes y gritos cesaron y la noche recobró la tranquilidad.

Dos horas después volvieron los gritos, pero esta vez de Oscar Daniel, a quien se le escuchó llorar y exclamar que su esposa había sido herida con un cuchillo, llegando después una ambulancia de la Cruz Roja, cuyos paramédicos ya no hallaron signos vitales en Karina, por lo que policías municipales fueron los segundos en llegar, luego la Fiscalía, para dar cuenta de la muerte de Gómez de la Torre.

El sol comenzó a salir y con ello los vecinos comenzaron a levantarse y al asomarse por las ventanas vieron la inusual presencia de varias patrullas, aunque solo los que escucharon los gritos la noche anterior tenían idea de lo que había ocurrido.


Desde entonces la casa se encuentra deshabitada, aunque una vez llegó un presunto familiar de Sánchez Negrete, acompañado por elementos de la Fiscalía; se introdujo a la vivienda y sacó varias prendas, para luego marcharse del lugar.

You Might Also Like

0 comentarios