Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Convivencia y devoción cristera en La Peñita

Share on Google Plus


• 17 de septiembre de 2015, fecha memorable

Por Oscar Maldonado Villalpando
  
Este jueves gran parte de la población de San Diego de Alejandría se hizo al camino para ir al Monumento del Señor de los Cristeros en la Peñita, en la altura que arropa el caserío. Es la fecha tradicional; este año, septiembre ha traído las virtualidades de estas tierras.  

La lluvia ha estado abundante en los días aledaños, así que todo está lleno de flores moradas y amarillas, pero también de veneros y arroyuelos retratan al sol y alegran la vista. Los comerciantes hicieron su llegada desde temprano para establecerse, en la parte alta de la llanura se formó un gran mercado instantáneo. Los peregrinos no se hicieron esperar del pueblo, los ranchos y los pueblos vecinos, especialmente con inspiración cristera, los representantes de grupos simpatizantes con sus estandartes y banderas.
Los habitantes del pueblo se fueron de paseo y para dar gracias del buen temporal, así como para recordar los hechos de aquel girón de historia.

Este año la celebración se centró en la visita de las reliquias de San Julio Álvarez Mendoza, que se guardan en San Julián, así mismo fue invitado el párroco del lugar, quien presidió la misa y habló de motivos y hechos cristeros que forjan un ideal y mueven a gratitud y reconocimiento.

Un buen contingente de Guadalajara se hizo presente para compartir la alegría, los valores y la devoción. A la 1.00 de la tarde fue la Santa Misa. Luego se extendió el bullicio a las canciones, los antojos y la convivencia a cielo abierto, en plena campiña alteña.

Doña Esperanza Guerrero Hernández, que nació en San Diego y vive en Guadalajara, mucho recuerdos tiene y guarda inmensa gratitud a Dios y a la Virgen por hermosos hechos en su vida, y eso la llevó a cantar esta canción.
  
Mi pueblo
  
¡Ay mi pueblito, ay mi pueblito,
ay mi pueblito donde nací!
Es tan chiquito y tan humilde
pero lo quiero con frenesí.
  
Lo quiero tanto porque
él nos guarda algo tan bello
que no tiene igual.
  
Son las campanas de la parroquia,
la Virgencita que está en el altar.
Son las campanas de voz tan clara,
cantar tan dulce.
  
Alegre repicar por las mañanas
y todas las tardes su voz hermosa
dejan escuchar.    
  
La Virgencita, linda y hermosa,
reina preciosa y sin igual.
Es nuestro orgullo tener por reina
de este pueblito municipal.
  
Mi Virgencita, mi madrecita,
siempre te llevo en el corazón
y es mi orgullo ser de San Diego
donde te aman con devoción.
A Dios le pido siempre nos guarde
a la Purísima Concepción.
  
Por otra parte, se recibieron delegaciones de pueblos cristeros, vino el Jefe de la Guardia Nacional Cristera, de Jalostotitlán, representantes de San Miguel y, ahora especialmente, de San Julián con sus respectivas banderas que hacían guardia a la urna con las reliquias de San Julio Álvarez.

Así se vivió este importante día lleno de tradición, alegría y devoción.

You Might Also Like

0 comentarios