Últimas Noticias:
Loading...
, ,

El mundo es de los villamelones

Share on Google Plus


Por Georgina González Ontiveros
@ontiverosss

Esta semana los Red Devils (Manchester United) deben haber perdido algunos miles de seguidores. Si de por sí ya llevan perdiéndolos algunos años por malos resultados, ahora se restan los aficionados mexicanos ‘chichaliebers’ porque Chicharito ya no está ahí. Ahora #TodosSomosLeverkusen, así como el año pasado fuimos #merengues. Y eso, aunque la afición conocedora lo odie, es bueno.

Empecemos por la definición: ser villamelón es irle al equipo que esté de moda aunque uno no sepa realmente si son buenos, malos, o quién es su director técnico. Los conocedores menosprecian a los villamelones y los hípsters del equipo (los que lo seguían antes de que fueran mainstream) los odian. 

(Dato inútil si se queda sin qué platicar: En España a los tontos les decían melones y a los tontos que querían hacerse pasar por conocedores y listos, se decía que venían de un pueblo ficticio de tontos llamado “Villamelón”).

Pero no usaremos la palabra “villamelón” con esa carga de tontera, sino como un nombre nada más. Con Chicharito en Europa, muchos se volvieron villamelones de Manchester United, Real Madrid y ahora Bayer Leverkusen y, como buenos conocedores que pretenden ser, despotricaron contra los técnicos Louis Van Gaal y Rafa Benítez por despreciar a nuestro talentoso Chicharito. Uno podía detectar, por ejemplo, a los villamelones del United porque decía “¡vamos ManU!”, sin saber que “ManU” es un insulto al club (recuerda la ocasión en que el equipo sufrió un accidente de avión), o a los del Madrid porque en cada partido se quejaban “malditos, no va a empezar Chicharito”, sin saber que siempre sería suplente porque Benzemá era el titular natural en esa posición. Pero la verdad es que a mí me gusta que un equipo tenga muchos, muchos villamelones porque ¿qué es lo que quiere un club además de ganar? Pues claro: aficionados.

Tal vez Manchester y Real Madrid no dejaban a Chicharito ser titular, pero vendieron muchas playeras. Más aficionados significa más consumidores, pero independientemente de las ventas, más aficionados significa identidad, fidelidad, pertenecer. Por eso los clubes celebran cada vez que llegan a un nuevo millón de followers en twitter o de fans en Instagram, por eso cuando Cristiano le ganó a Messi en seguidores en redes sociales se convirtió en nota periodística. Un equipo no es nada sin su afición y no importa de dónde venga, lo que importa es que esté ahí. Además, ¿cómo alguien pasa de fan a aficionado de un equipo? Muchas veces por la vía del villamelonismo, y llega para quedarse. 

A partir de esta temporada los fans de Chicharito se pasarán a las filas de Bayer (sin ‘n’) Leverkusen, un equipo alemán muy bueno (está en Champions) opacado por el Bayern (con ‘n’) Munich, la estrella de la Bundesliga. Pero muchos de esos fans, que pasaron por los colores del United y del Madrid, ya se quedaron también con esos equipos, aunque Chicharito ya no esté. Esperemos que lo mismo pase con Bayer y los villamelones se conviertan en aficionados. 

Por cierto, si se pregunta dónde ver los partidos de Chicharito, la Bundesliga la transmite ESPN ;)



You Might Also Like

0 comentarios