Últimas Noticias:
Loading...
,

¿Qué tan pesimista eres?

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Dos ranas, jóvenes y amantes de la aventura, fueron una tarde a dar un paseo. En el camino hallaron una casa de campo. Como la ventana estaba abierta, una de ellas dijo: ¿Qué te parece? ¿Echamos un vistazo al interior? ¨ La otra, naturalmente, estaba de acuerdo.

Dieron un salto y se encontraron en un gran balde de leche en la habitación campestre. Aquello no era una  tragedia para las ranas. Después de todo, saben nadar. Pero pronto se dieron cuenta de que la leche es más espesa que el agua  y, sobre todo, que no podían salir del balde, porque sus paredes estaban llenas de grasa. Resbalaban y se iban al fondo de una y otra vez.

Una de las ranas era pesimista. Después de unos veinte intentos inútiles, se rindió, estiró las patas, se fue al fondo y se ahogó. La otra, en cambio, era optimista. No se rindió. Braceó y braceó toda la  noche  y, cuando al amanecer entraron  los primeros  rayos del sol, estaba sobre algo sólido: La leche se había vuelto mantequilla.

Así es nuestra vida, pues cuando nos dejamos llevar por el pesimismo, nos pasa lo que la ranita que dejó de luchar por sobrevivir y llenar de pesimismo se ahogó.

En cambio cuando llenos de optimismo luchamos y seguimos luchando y no nos damos por vencidos entonces conseguimos grandes triunfos, sobre todo conseguimos la ayuda de Dios Nuestro Señor buscando primero el Reino de Dios en esta vida y todo lo demás vendrá por añadidura.

You Might Also Like

0 comentarios