Últimas Noticias:
Loading...
,

Regresen

Share on Google Plus



No se han ido… y ya se extrañan a ellos mismos

 La política es de ciclos. La historia también es cíclica.

 El PRI gobernó, se fue y regresó.

El PAN luchó, llegó, gobernó y se fue.

 El bipartidismo se ha roto y con ello, en muchos municipios de Jalisco, ha llegado una encrucijada para quienes por muchos años vieron en el ejercicio público la forma de hacer fortuna, de hacer patrimonio o de acomodar a su familia en la nómina.

 La columna de hoy es un chaleco, a quien le acomode, que se lo ponga, y al que no, ¡pues no!

 Los ciudadanos nos hartamos de ver a esa gente hipócrita que bajo la figura de “compromiso social” se enquistó en el poder.

 Cuántos de los que están por cobrar su penúltima quincena en el gobierno, han hecho un dineral, ya porque deciden las compras, porque dan permisos, porque proveen al gobierno o porque “se aumentaron el sueldo para no robar”.

 En jefaturas, direcciones o coordinaciones Municipales, encontramos gente que en los últimos 10 o 20 años han ido de una oficina a otra, de un municipio a otro, de un nivel a otro en la estructura del gobierno, sean de elección popular o no, pero estando ahí, constantes, ocupando tantos lugares como oportunidades de negocio hayan aprendido.

 Han sido burócratas expertos en todo y buenos para nada.

 Hay gente en la nómina –por ejemplo en Tepa-, que ha vivido de las prerrogativas del gobierno en más de la mitad de su vida. Han logrado hacerse de viviendas, lotes, autos, viajes y hasta departamentos en la playa, a costa de enquistarse en posiciones, en cualquier oficina, haciendo lo que sea, o sin hacer nada. Se han hecho expertos en la simulación, primero en sus partidos y luego ante la sociedad.

 Por eso la gente está harta de ellos, por eso los botó. Por eso ya no les quiere ver.

 Lamentablemente, los partidos políticos se han convertido en agencias de colocación. Las ratas que se corren de Tepa se irán a otros lugares, como Acatic, San Miguel, Jalos. Los de Yahualica buscarán acomodarse en Teocaltiche o en algún otro municipio, donde les “reconozcan sus habilidades”.

 A Tepa llegarán de otros municipios, con la única carta de haber pertenecido al mismo partido, pero sin conocimiento alguno de las necesidades de la población a donde se les contratará.

 En fin.

En dos semanas les tocaremos las golondrinas a muchos, muchas a quienes hemos tenido que soportar, mantener y enriquecer.

 Lo peor es que, como en la política hay ciclos, seguramente no se irán todos, ni se irán para siempre. Ya les veremos en algún momento, de regreso, con el mismo o con otro partido. Como si vestirse de otro color les quitara su pasado, sus antecedentes.

 Muchos claman a quienes se llenaron los bolsillos en la función pública, que, al término de Septiembre, regresen… 

 Sí, que regresen, que regresen todo…

You Might Also Like

0 comentarios