Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Tiempo de canciones

Share on Google Plus


Por Oscar Maldonado Villalpando
  
La Paria, la tierra suscita e inspira sentimientos nobles de pertenencia, de recuerdos de gratitud. Y el camino de la historia se ve marcado por las expresiones y cantos de hombres llevados de finos sentimientos y de palabras bellas y apropiadas, pero a la vez, por silencios que son igual o más valiosos que las voces solemnes.

Las canciones y poesías, cuando lo merecen, son avaladas por la gente de cada época que en ellas cifra sus sentimientos, y así forjan un rico caudal que sustenta la identidad y da fuerza a la pertenencia.
  
López Velarde así arrancaba gajos de la vivencia mexicana.
“Trueno de nuestras nubes, que nos baña
de locura, enloquece a la montaña,
requiebra a la mujer, sana al lunático,
incorpora a los muertos, pide el Viático,
y por fin derrumba las madererías
de Dios, sobre las tierras labrantías.    
Trueno del temporal, oigo en tus quejas
crujir los esqueletos en parejas,
oigo lo que se fue, lo que aún no toco,
y a la hora actual con su vientre de coco.
Y oigo en el brinco de tu ida y venida,
¡oh trueno, la ruleta de mi vida!
  
Suave Patria: tú vales por el río
de las virtudes de tu mujerío;
tus hijas atraviesan como hadas,
destilando un invisible alcohol,
vestidas con las redes de tu sol,
cruzan como botellas alambradas.
  
El poeta expone su sentir, retrata si tiempo. Ahora vivimos retos ingentes. ¿Cómo compaginamos los sentimientos patrióticos, que renacen por esos días, y la situación tan conflictiva y difícil?

México, México

Madre Patria, tus hijos te proclaman:
las glorias, libertades añoradas,
amores y victorias ya soñadas,
y el júbilo de hermanos que se aman.  
  
Madre Paria, tus hijos te reclaman:
la muerte y el veneno en tus entrañas;
la gloria y libertades entre cizañas,
tus rosas y tus mares se difaman.
  
Son tus bosques efluvios de esperanza
no ataúdes ni fosa clandestina,
sierra y valles, son surcos de labranza.
  
¡Abre playas, da vida, una ventana
en tu agua de vientre cristalina!
¡Es morena tu tez Guadalupana!
  
J. Arturo Velázquez Rivas.
  

México somos todos, un pueblo que celebra y que sufre su noche mexicana, su grito… muchos gritos.

You Might Also Like

0 comentarios