Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Cambiazo

Share on Google Plus


En México todos los partidos políticos le temen a la izquierda, incluidos los de la misma izquierda. Ahí tienen al socialista PRD, que permitió que 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fueran asesinados por sicarios de la región; enseguida una organización comunista cacique que regentea las escuelas normales rurales y ha hecho de esto un negocio muy lucrativo desde hace años, acusa a todas las instancias de gobierno por la muerte de estos chavos.

En sus acusaciones la mentada organización no distingue partidos políticos y los mete a todos en sus reclamos, incluido a las autoridades perredistas que tuvieron que ver con la masacre y pues los del PRD han tenido que responder, discretamente, pero lo han hecho, pues se trata de camaradas afines a la izquierda igual que ellos, al menos en teoría, pues parece que los del partido del sol azteca cuando les conviene se camuflan como una organización de centro, igual que el PRI o de derecha, cuando andan de manita sudada con el PAN para sacar un candidato de “unidad”.

Está también el actual gobernador de Guerrero, ex guerrillero comunista y ex rector izquierdista de la Universidad de aquel estado, que no se le acaba con sus ex compinches de la Normal de Ayotzinapa y sus muchachos revoltosos.

López Obrador, que inició como priista recatado, se salió de ahí para fundar el izquierdista PRD hace unos 30 años, desde entonces su supuesto socialismo se ha ido decolorando y ahora ya hasta rebasó ideológicamente al PRI y ahora parece que él y su Morena pronto serán más derechistas que el PAN y en una de esas queda a la par del Encuentro Social.

Como jefe de gobierno de la Ciudad de México, el peje prefirió evitar el tema del aborto y prefirió que de eso se encargaran Rosario Robles y el carnal Marcelo. Lo del matrimonio entre personas del mismo sexo también le sacó la vuelta, tocándole al mismo Marcelo ejecutarlo y recientemente, a pregunta expresa, López Obrador prefirió ser franco y sin decir abiertamente que no apoyaba lo del casamiento gay, tampoco dijo estar de acuerdo, lo que le valió que un grupo de morenistas y gente “progre” que lo apoyaba, se enojara con el sexagenario tabasqueño y le diera la espalda.

Las últimas de AMLO y que indican que está dejando su feo izquierdismo y trasladándose al más políticamente correcto centrismo, han sido decir que si es presidente emulará al presidente gringo Roosevelt (sin especificar quién de ellos), además de visitar al Papa Francisco, con quien extrañamente no habló mal del gobierno federal y fue a verlo más bien en son de paz y de concordia.
Al paso que va, López Obrador se identificará más bien como conservador y derechista y por lo visto ya tiene olvidado a su modelo de inspiración Benito Juárez.

Y Movimiento Ciudadano, otro partido del espectro de la izquierda mexicana, sus representantes por lo menos acá en Jalisco, se han mostrado también como gente conservadora; nadie del partido naranja es izquierdista, mucho menos socialista o comunista, si acaso un señor ya grande, llamado Esteban Garaiz, que ahora está en el ayuntamiento de Tlaquepaque y por lo menos en sus artículos periodísticos sí le echaba bravura contra el centro y la derecha.

Parece pues, que la izquierda es tan temible que hasta los mismos izquierdistas le tienen miedo y mejor le sacan la vuelta. Hasta la izquierdista China está plagada de capitalistas y neoliberales que han hecho fortunas explotando trabajadores y exportando barato al resto del mundo…

Preferible llamarle a la izquierda con otros términos, como socialdemocracia, progresismo, tercera vía, etcétera, pero ¿izquierda? Sólo la Unión Soviética que ya ni existe, Cuba y los caciques de las normales rurales, lo peor de lo peor del magisterio mexicano.

You Might Also Like

0 comentarios