Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Tenemos que limpiar y dignificar la imagen de la policía: Comisario

Share on Google Plus


La gente no confía en ella

• Oficiales indisciplinados y patrullas que ya no sirven, lo que halló el nuevo encargado

• Volverán las funciones de Tránsito y prometen mayor vigilancia y mejor trato a la ciudadanía

Limpiar y dignificar la actual imagen de la policía municipal de Tepatitlán, además de revivir la prácticamente inexistente corporación de Tránsito es el mayor reto que han encontrado las nuevas autoridades y más cuando hay una gran carencia de recursos materiales y humanos, aunque el Comisario de Seguridad Pública, Juan José González de Alba, ya delinea un plan inmediato para hacer que la población vuelva a confiar en sus oficiales y se mejore la vigilancia de la ciudad.
El presidente municipal Hugo Bravo Hernández, en campaña había prometido un director de policía que fuera del municipio y no alguien traído de fuera, además de volver a separar las direcciones de seguridad pública y tránsito. Juan José González nació en San Miguel el Alto, aunque ya tiene al menos 7 años residiendo en Tepatitlán y había desempeñado el cargo que actualmente ocupa de manera temporal en el trienio de Cecilia González. Todo lo anterior fue suficiente para que el alcalde lo considerara para volver a estar al frente de la policía, ya que, de acuerdo con el mismo primer edil, Juan José es alteño y de acuerdo con Hugo Bravo, cualquiera nacido en Los Altos tiene los mismos valores personales que alguien de Tepatitlán, por lo que se cumple con el compromiso de poner en la policía a alguien de esta tierra.

Luego de unos días de tomar posesión del cargo, González de Alba dio a conocer a 7 días cuáles son los principales problemas que encontró en la policía municipal, que son elementos indisciplinados, reacios a cumplir órdenes o respetar procedimientos, que no respetan a la ciudadanía y no atienden los reportes a tiempo o simplemente no acuden a los llamados. Todo lo anterior ha creado una muy mala imagen de los oficiales ante la población y el director policiaco desea contrarrestar este factor, implementando una serie de medidas.

Ya se planean unas acciones inmediatas, de acuerdo con Juan José, que será que todos los policías porten una identificación visible al momento de realizar alguna detención o revisión; el trato que den deberá ser amable, adecuado y apegado a derecho.

Los tiempos de respuesta a los reportes deberán ser mejorados considerablemente y dejar cada vez menos llamados sin atender. El comisario explica que a falta de elementos y patrullas suficientes es común que las peticiones de la ciudadanía se clasifiquen por prioridad y eso explica la tardanza para atender algunos llamados, pero en la anterior administración se abusó de esa discrecionalidad para atender o no un reporte, lo que ahora se piensa eliminar y mejorar los tiempos de respuesta y la efectividad.

“Últimamente estábamos temiendo más a la policía que a los delincuentes, si nos robaban, mejorábamos nuestros sistemas de seguridad, si nos daba miedo salir a determinadas horas o por algunos lugares en especial, pues los evitábamos, pero cuando veíamos pasar a la policía de plano les sacábamos la vuelta para no encontrarnos con ellos… La población deber volver a recuperar la confianza en sus policías, esto es básico, por lo que ahora los oficiales deben dar la cara siempre a la gente, nunca esconderse; tampoco deben circular con los códigos luminosos encendidos si no van a una emergencia, ya se prohibió eso”. Explicaba el mando.

Ahora en adelante deben atenderse todos los reportes y en el menor tiempo posible, además de llevar un registro escrito de todo lo que sucedió en los turnos de la corporación.

Por otra parte, cualquier anomalía que el ciudadano detecte cuando sea abordado por un policía o retenido por éste, así como quejas o maltratos, pueden reportarse al área de Asuntos Internos, en el número telefónico 788 9060, donde González de Alba se compromete a revisar cada uno de los casos y dar la solución adecuada cuando así se requiera.

Anteriormente -explicó el director- el área de Asuntos Internos era atendido por una persona cercana a uno de los regidores del trienio pasado y durante el tiempo que estuvo ahí sólo se vio el caso del choque de una patrulla donde hubo daños a terceros y desde el punto de vista de González de Alba, ese tipo de asuntos debían tratarse por la sindicatura del ayuntamiento y no Asuntos Internos de la policía.

Déficit de elementos

Antes de convertirse en presidente municipal, Hugo Bravo había adelantado que hacían falta al menos 60 elementos policiacos, para los cuales se abriría una convocatoria para que esas plazas, para que fueran cubiertas preferentemente por gente de Tepatitlán.

Juan José González, respecto al tema, asegura que al inicio de la actual administración se dieron de baja voluntariamente aproximadamente 20 policías más, casi todos ellos de fuera -y cercanos a los entonces director y subdirector-.

Sin embargo los puestos vacantes no son sólo de policías de línea, pues hay faltantes de mandos principales, mandos medios, administrativos y jurídicos y ya se piensa abrir una convocatoria para ir poco a poco cubriendo los puestos ausentes, aunque se deberán cubrir varios requisitos, entre ellos aprobar el examen de control de confianza y los nuevos elementos deberán ser preferiblemente oriundos del municipio o con varios residiendo en el mismo.

Con la admisión de nuevos oficiales se harán también reacomodos al interior de la corporación, pues se prevén ascensos y degradaciones, dependiendo de las aptitudes que muestren los actuales oficiales, su disposición para acatar las órdenes y el comportamiento en general que tengan.

Patrullas en ruinas

A la falta de elementos suficientes se suma el hecho de que de 74 vehículos que tiene asignados la policía, sólo 8 de ellos estén en la calle dando servicio, pues casi todas las unidades se encuentran descompuestas en el taller municipal, con fallas que van desde las simples y baratas para reparar hasta aquellas donde se considera pérdida total el automotor y que ya no es costeable arreglarlo por su deterioro y el modelo.

Tampoco hay recursos económicos para reparar las patrullas o comprar nuevas, pues las finanzas municipales no están en óptimas condiciones y las nuevas partidas federales del Subsemun tardarán varios meses en llegar al municipio, por lo que se prevé dar de baja las unidades que ya no puedan ser reparadas y de aquellas que todavía tienen arreglo, hacer un esfuerzo monetario para cubrir los gastos o tomar partes de vehículos que ya estén totalmente inservibles.

Por otra parte el jefe policíaco informó que hay dos patrullas en regular estado, pero que actualmente se encuentran inmovilizadas por parte de la Fiscalía debido a que están sujetas a investigación por parte del Ministerio Público, sin embargo se está pidiendo a las autoridades estatales que se agilicen dichas investigaciones para que los vehículos pronto puedan ser liberados y vuelvan a dar servicio en las calles.

También se encontraron varios radios de comunicación inservibles, de los cuales algunos de ellos ya no tienen reparación y en cuanto al sistema de videovigilancia, solamente funcionan dos de seis cámaras ubicadas en algunos puntos de la ciudad, por lo que urge volverla a poner en funcionamiento, además que una segunda etapa contempla poner estos aparatos en algunas calles del centro y las avenidas González Carnicerito y González Gallo, además de instalar en las mismas patrullas estos dispositivos.

Volverán los “tránsitos”

Los agentes de tránsito, que desaparecieron en la administración pasada y que la gente pedía que volvieran, pues desde entonces las calles de Tepa se convirtieron en tierra de nadie, González de Alba asegura que resurgirán por petición de los peatones y los mismos automovilistas. Ya se están implementando algunas acciones de policía vial, como el control de cruceros conflictivos en horas pico.

Se planea además que vuelvan los agentes viales los domingos por las principales calles, afuera de los tianguis y lugares donde hayan alta concentración de vehículos y gente que anda a pie, así como a las entradas y salidas de alumnos de todas las escuelas. Además, las multas ya no se aplicarán a criterio y discreción del agente como se hacía antes, pues deberán expedirse conforme a la sanción que se haga acreedor el infractor.

En cuanto a la separación de Tránsito y Policía, el funcionario asegura que se hará a la mayor brevedad posible, aunque aún se estudia si se hace de manera orgánica o sólo operativa, es decir, que se vuelva a crear la dirección de Tránsito y Vialidad o se cree un área dentro de la policía con oficiales dedicados exclusivamente al control del tráfico vehicular y sus sanciones.

Limpia a la corporación

La policía necesita un rescate integral, “hay que rescatar a la policía de la policía -asegura González de Alba-, existe mucha ineptitud, dejadez, indisciplina en la corporación y los oficiales y tenemos que erradicar todo eso para dar un mejor servicio a la población y recuperar la buena imagen que se tenía anteriormente de los elementos”.

En cuanto al convenio con la Fuerza Única para ceder varios elementos municipales a dicha corporación, el director señala que si bien se firmó dicho acuerdo, nunca se cedieron los oficiales señalados -alrededor de 30-, aunque la corporación regional sigue vigilando el municipio.


El convenio con la Fuerza Única será revisado para determinar la conveniencia de formar parte o no de este grupo policiaco, decisión que se tomaría con el resto de los municipios de la zona Altos Sur.

You Might Also Like

0 comentarios