Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Petateros

Share on Google Plus


¿Y si existiera el hubiera?

 Cada tres años –se ha vuelto costumbre-, escuchamos la misma cantaleta sobre el tema del subsidio para la Seguridad Pública que el Gobierno federal entrega a los municipios inscritos a ese programa como es el caso de Tepatitlán.

 Cada tres años, en los últimos nueve, hemos oído cómo los alcaldes caen en pánico y sus comisarios (antes Directores de Policía) caían en el juego del petate del muerto con el tema del retiro del subsidio para las camionetotas y los riflesotes que, dicho sea de paso, sirven de poco para combatir a tanto ratero que se mete hasta las cocinas.

 Esta semana se anunció, otra vez, que el subsidio para la seguridad de municipios de Jalisco estaba en riesgo por el “recorte” presupuestal federal. Y ahí tenemos al alcalde con el Jesús en la boca porque le podrían ya no llegar el dineral que le manda Papá Gobierno para usarlo en comprar chalecos, camionetas, torretas, armas, capacitar a policías y aplicar exámenes de confianza que nadie sabe qué son, ni cómo se aplican ni a quién se los aplican ni tampoco se conocen los resultados (son reservados, según la ley).

 ¿Y qué pasaría si a Tepa –como a Guadalajara- le quitaran o le redujeran el Subsemún?, ¿Ya no habría policías?, ¿Quedaríamos a la buena de Dios?, ¿Tendríamos que llamar al Chapulín Colorado o algún diputado o diputada para que nos salve?

 La verdad es que otros municipios, que no tienen dicho subsidio y que no tienen las camionetas de alto cilindraje como Tepa han podido salir adelante.

 Me gustaría preguntarles a los exalcaldes si acaso, por caer en el chantaje del Subsemun, mejoraron las condiciones de sus policías y la imagen de su carrera política mejoró por aceptar las condiciones leoninas de los contratos a cambio de las dádivas que recibieron sus administraciones.

 Cada administración ha peleado unos 8 o 10 millones de pesos por año del subsemun. Deben sujetarse a negociaciones de fechas, condiciones, compras dirigidas o condicionadas. La capacitación se da por despachos que señala el gobierno federal, lo mismo que las compras de armas, chalecos, botas, uniformes, balas. Todo está condicionado.

 Entonces, ¿vale la pena rogar, suplicar, implorar y hacer un viacrucis a cambio de un subsidio?

¿Y qué pasaría si Tepa se queda sin subsidio?, ¿qué pasaría si nos quedásemos sin policías, sin patrullas?

 La obligación pasaría al Gobierno estatal o al gobierno federal.

 En el peor de los casos, pues, no pasaría nada.

 El peor escenario –creemos-, no es perder el Subsemun. El peor escenario sería tener policías corrompidos, vinculados o coludidos con el crimen organizado; gendarmes sin aprobar exámenes de confianza y poco capacitados.  

Ese sería el peor de los escenarios. Ese es, para muchos municipios, el escenario.

 Valdría la pena, que ese tema de los dineros comprometidos, de los apoyos condicionados, los ponderen los regidores, incluido el alcalde y sus colaboradores.


 Que no nos vengan ni con el petate ni con el muerto…

You Might Also Like

0 comentarios