Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Pleitos rancheros

Share on Google Plus



Estar cerca de la gente, escucharla y tratar de resolver sus problemas fue la promesa de Hugo Bravo y lo está cumpliendo, pues un gobierno autonombrado ciudadano debe al menos estar en contacto directo con la ciudadanía siempre que se pueda.

Pero de eso a salir a dar la cara y poner el pecho a las balas a cualquier pleito ranchero cuando un alcalde debe o debería tener cosas más importantes que hacer, hay una gran diferencia. El populismo es tentador para cualquier gobernante, pero es muy criticado por muchos y con justa razón.

No debería Hugo Bravo salir a decir que el ayuntamiento va a ayudar a aquellos que fueron defraudados en un baile de hace dos viernes que finalmente no se hizo, al parecer porque el empresario que contrataría al grupo se clavó la lana y dejó chiflando en la loma tanto a los empresarios locales que confiaron en dicho empresario como a la gente que pagó su boleto y asistió y resulta que no hubo nada.

No está mal que el ayuntamiento de Tepa medie, trate de mediar o intente dar una solución a los defraudados, las víctimas de la Trakalosa, pero no que el presidente municipal salga ahí dando la cara y señalando por todos los medios y ante quien lo quiera ver o escuchar, que apoyará y asesorará a la gente que pagó su boleto y no le regresaron el dinero.

Podría el ayuntamiento y el propio Hugo Bravo lavarse las manos y decir, sin que ningún sensato le reclame algo, que el tema de la Transalosa es un conflicto entre particulares y que el municipio nada tiene que ver y menos intervenir.

Pero bueno, el buen Hugo decidió solidarizarse con los afectados y poner recursos materiales y humanos para ayudar a un puñado de particulares que fueron timados por otros particulares, tan solo porque en algunas redes sociales se sugirió que el gobierno para eso está, para ayudar a incautos con sus conflictos particulares.

Si el médico sopesó toda la situación y decidió que había que entrarle, pues al menos hubiera dejado el asunto con algún funcionario menor o de segundo o primer nivel si quisiera, pero no él mismo hacerse cargo. Al rato va a llegar cualquier vecino que, juntando a algunos jilgueros que hagan algo de ruido en redes sociales, logrará que el presidente municipal se ocupe de resolver el embrollo, por muy inane y poco provechoso que sea para el resto de la población.

Los pleitos rancheros ni vale la pena arreglarlos, o que lo haga alguien de menor rango, pero no el alcalde, pues éste más bien debería anunciar las gestiones conseguidas y los beneficios que abarquen a gran parte de la población, como la conclusión del acueducto, por ejemplo.


¿En qué beneficiará a 130,000 tepatitlenses en que unos 100 o 200 incautos puedan eventualmente recuperar lo que gastaron en un boleto para ver a la Trakalosa? Pues quién los manda… Ciertamente hay un riesgo en cualquier operación mercantil -como la venta del boleto para el baile- de que se trate de un fraude, pero de eso el alcalde no tiene la culpa.

You Might Also Like

0 comentarios