Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

San Diego de Alejandría, nombre y razón de ser

Share on Google Plus


• 13 de noviembre, el día de San Diego de Alcalá

Por Oscar Maldonado Villalpando
  
Empezando por el principio, será bueno ir a lo más lejos. La historia narra que San Diego de Alejandría tomó este nombre del último obispo de Guadalajara don Diego Aranda y Carpinteiro, el último, porque el siguiente, Pedro Espinoza y Dávalos iniciaría como obispo y terminaría como Arzobispo.

El Patrono de este obispo de la primera mitad del siglo XIX es el Santo Franciscano, Diego (de San Nicolás y luego de Alcalá) que nació el 14 de noviembre de 1400, en San Nicolás del Puerto, Sevilla, España. Muere el 13 de noviembre de 1463. Es una vida bella, según la propia manera de enfocarlo naturalmente, hoy en este tiempo convulsionado, alguien la parecerá intrascendente, pero estas cosas están en la base y no otras, por más contestatario y moderno que alguien pueda ser.

Entra a la orden franciscana y se hacer hermano lego, lo más bajo de categoría. Un servidor de todos en los trabajos más humildes. Fue grande en virtudes, en camino de santidad, misionero en Canarias. En una epidemia sirve abnegadamente como enfermero. Diligente en hacer caridad a los que acudían al convento, eso le ocasionó problemas. Los mendicantes siempre han tenido enemigos. Así que el fraile era tachado por ser muy misericordioso con los pobres, lo espiaban, le querían frenar.
  
Hubo milagro de las rosas allá un siglo antes

Un día en que ya habían cancelado la atención a los que pedían ayuda, Fray Diego de Alcalá, tomó en su manto panes para llevar a la portería y repartir, pero fue interceptado severamente, con gran suspicacia y sometido a revisión, cuál no va siendo la sorpresa, que al abrir el manto, encontraron frescas y perfumadas rosas, no hubo que decir nada, pues él era el jardinero y bien podía llevarlas. Mas como todos sabían que eran panes, no hubo más que venerar el milagro de las rosas.

Fue pues jardinero y portero. Fue a Roma a en 1950 y fue captado en las obras de arte cuando predicaba en la Ciudad Eterna.
  
Cuatro cosas llaman la atención:
Su Humildad en el servicio.
Sus múltiples milagros.
Que es pintado por grandes artistas.
Su devoción a la Virgen.
  
Y en esos puntos caben tantos hechos admirables y ejemplares. Eligió los trabajos humildes siempre, ahí encontró a Dios y desde ahí sirvió a sus hermanos y ejerció la caridad al estilo del Señor Jesús.

Hizo muchos milagros, el que fue pequeño, luego se transformó en un santo poderoso. Los nobles de España, los reyes, acudían a su tumba para pedir sus prodigios. Se conservó incorrupto.

Los artistas más grandes han perpetuado su imagen y sus prodigio.  Fue retratado  por  Zurbarán,  Ribera,  Murillo,  Gregorio Fernández,  Alonso Cano  y  Pedro de Mena,  representando escenas de su vida relativas a la realización de obras de caridad o algunos de los milagros atribuidos, como el de las rosas. El pintor barroco  Annibale Carracci  dedicó un completo ciclo de frescos a la vida de san Diego en la iglesia de Santiago de los Españoles de Roma, distribuidos actualmente en diversos museos e instituciones. Sobre el escribió Lope de Vega, narra su vida en sus obras de teatro.

Precisamente al preguntarle sobre sus milagros, en vida, él atribuía todo a la Virgen María de quien era especialmente devoto.

Con frecuencia vemos como ciertos santos cobran prestigio y se ponen de moda. Pues San Diego de Alcalá no es para quedarse atrás. La historia narra cómo era buscado por toda la gente en su tiempo, ricos y pobres, nobles y plebeyos y en tantos lugares.

Es el primer Santo franciscano, canonizado desde lego, sin ser clérigo o sacerdote, es el primer soldado raso de la orden que escala la santidad. También es el único santo canonizado en el siglo XVI. Durante más de cien años no hubo otro nuevo santo. Son detalles que lo distinguen y lo señalan.  

De allá viene el nombre de esta población, por medio del obispo mencionado. ¿Qué hizo tal obispo? Y luego veremos por qué de Alejandría.

You Might Also Like

0 comentarios