Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Urge poner orden

Share on Google Plus


Vaya para Ustedes el saludo semanal de costumbre.

Desde hace mucho tiempo que la gente se queja particularmente de dos cosas que tienen que ver con la circulación de las motocicletas y la contaminación auditiva que se padece en la cabecera municipal y que ahora con la entrada del nuevo gobierno municipal, se tienen esperanzas de que se actúe al respecto para poner orden.

Es muy frecuente el ver motociclistas que circulan a gran velocidad y con escapes ruidosos que van circulando haciendo zigzag entre los vehículos que circulan sobre todo por las calles principales de entrada y salida a Arandas y no es escaso tampoco ver a algunos de ellos que se meten sorpresivamente en sentido contrario arriesgando su integridad física, la de los peatones e injustamente pueden comprometer hasta a los conductores de automóviles que sin deberla ni temerla y cuidando las reglas de circulación, pueden verse involucrados en algún accidente en el que invariablemente los del automóvil, aunque no tengan la culpa, tendrán que enfrentar prisión temporal o por lo menos verse inmiscuidos en líos legales. Todo ello, repito, por la irresponsabilidad de los conductores de motocicletas que no respetan los reglamentos de vialidad.

Y en este renglón, podemos apreciar que participan desde señoras que llevan a sus niños a la escuela montados hasta de a 3 por motocicleta y sin conocimiento siquiera básico de la forma en que deben circular, sin omitir desde luego la ausencia de uno o dos que porten un casco que proteja su cabeza en caso de un resbalón o accidente.

Los hay también, y son numerosos, los empleados de distintos comercios que ofrecen servicio a domicilio de su productos enviando a motocicletas para atender a su clientela, pero parece ser que los envían a un maratón a ver cual es el que puede manejar a más velocidad, poniendo en riesgo su persona y a los demás conductores. 

Otros más los hay que por diversión o gente de más escasos recursos que no tuvo para comprarse un automóvil para desplazarse hacia su lugar de trabajo y que es comprensible que así se trasladen, lo que no es correcto es que lo hagan con gran velocidad y poca precaución.

Ya hubo campañas en el gobierno anterior, en donde se instalaban retenes para revisar documentación de las motocicletas y detener a los que no portaban su casco protector y dio buenos resultados, pero esta medida que fue temporal, se ha abandonado en las últimas fechas y relajada la disciplina, pues ahora reaparecen los irresponsables que circulan por ahí como Dios les da a entender.

Y la segunda cosa que molesta prácticamente a toda la ciudadanía, es lo relativo a los escapes muy ruidosos que instalan en sus motocicletas, quitándoles el silenciador que de fábrica traen. Quieren indudablemente hacerse notar con su ensordecedor ruido que lastima los oídos de todo mundo. En el colmo de las cosas, pasan por templos, oficinas, escuelas, hospitales sin reducir su molesto ruido ignorando a personas enfermas o de la tercera edad que son más susceptibles de ser molestados.

Se entiende que hay un nuevo gobierno municipal y que apenas han sido nombrados los responsables de la vialidad, sin embargo no debe pasar desapercibido este problema que de ser atendido, seguramente merecerá el reconocimiento y elogio de la ciudadanía, al evitar estas molestas prácticas que se dan por toda la ciudad.

No son pocos los accidentes que en últimas fechas se han suscitado en los que participan motociclistas descuidados que han sufrido las consecuencias, a veces fatales, del exceso de velocidad y falta de pericia, precaución o cuidado al circular, por ello es importante que se frene tal indisciplina para evitar pérdida de vidas humanas o daños al patrimonio de las personas.

La gente espera una respuesta.

Nos leeremos en la próxima entrega.

You Might Also Like

0 comentarios