Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Que aterricen propuestas

Share on Google Plus


 En los casi cuatro meses que llevan las administraciones municipales de Jalisco, la principal duda de los ciudadanos, sea cual sea la ubicación de su residencia es: ¿y qué harán éstos nuevos funcionarios?
 Las promesas de campaña que permitieron cambiar, regresar o ratificar a los partidos políticos en el poder municipal, se comienzan a desmoronar “ante la falta de dinero” y la lejanía de la gente del Poder Ejecutivo para con los gobernados fuera de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

 Y sí. Pues si vive Usted en Guadalajara, Tlajomulco, Zapopan, podría ser usted considerado en alguna de las tantas obras y millonarias inversiones que se anuncian a diario en aquella área. Si Usted vive fuera de Guadalajara, vive fuera del presupuesto y, por ende, vive en el error.

 Para allá van las inversiones, las obras, las escuelas, las rutas de camión, los empleos. En cada rincón de Jalisco, en el resto, que cada quien se rasque con sus uñas. Que el alcalde y sus regidores busquen la forma de cumplir con sus promesas, porque la lista de obras es interminable y, dicen, el dinero no alcanza para tanto. Y cuando alcanza, se va en viáticos, foros, encuentros, promoción (en medios capitalinos) y en las colonias donde viven los políticos.

 En municipios como Tepatitlán, donde se optó por una tercera vía (el Partido Movimiento Ciudadano), se corre el enorme riesgo de la decepción, del desencanto, ante la parsimonia con la que se toman acuerdos, se resuelven temas y se atiende a la gente.

 Para quien vive en Juan Pablo II, lo urgente es un camino decoroso y calles alumbradas. Para la gente de Lomas del Carmen y El Carmen, lo imperioso es la seguridad, la vigilancia. Para la gente del centro de la ciudad, la limpieza es fundamental, que las lámparas funcionen adecuadamente. Para los del Pochote, que haya rutas de camiones suficientes.

 Para los que trabajan por la noche, el transporte es vital. Para los que viven en Las Aguilillas, es necesario no sólo una cancha deportiva, sino una estrategia global que saque a las nuevas generaciones de la perdición de las drogas y la prostitución.

 Para la mayoría de los jóvenes que son afortunados en estar en Secundaria, les urge un espacio en la Prepa y para quienes están ahí, nada les salva la vida más que su lugar en la Universidad, en el primer intento.

 Las obras públicas se dejan sentir lentas. Las inversiones están frenadas y el tema de la ratereada en casas habitación y en autos, está caliente.

 La buena voluntad del alcalde Hugo Bravo no está siendo suficiente. Necesita él –y necesitamos todos- que se pongan ya a trabajar. Que aterricen sus proyectos, que comiencen a cumplir sus promesas y que, la oferta democrática de ser copartícipes del gobierno, se haga realidad.

 Hasta ahora, son las mismas caras, con las mismas actitudes, con los mismos apellidos quienes toman las decisiones del Municipio. Eso es en Tepatitlán, pero lo podemos aplicar en cualquier otro municipio de Los Altos.

 Se fueron 100 días. Se van cuatro meses, se va la vida…

You Might Also Like

0 comentarios