Últimas Noticias:
Loading...
,

El Cristo sin brazos

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Durante la guerra civil española, en 1936, las iglesias fueron invadidas y profanadas por las fuerzas comunistas. En una de esas invasiones, las balas alcanzaron un gran crucifijo de pared. El cuerpo de Cristo quedó intacto, pero sin brazos, decía el padre en tono emocionado pero con firmeza: Queridos hermanos, ahora tenemos que ser nosotros los brazos de Cristo. Con mayor empeño tenemos que continuar la obra salvadora de nuestro Señor. Debemos dar no solamente los brazos, sino también las piernas, la voz y toda nuestra persona a quien nos necesite…

A veces pensamos que no hay quien necesite de nuestros servicios, pero basta con asomarnos a las orillas de los pueblos y ciudades y vamos a encontrar mucha gente necesitada de alimentos, ropa y sobre todo de cariño.

Además de visitar las orillas podemos darnos a la tarea de visitar personas enfermas que a veces están solos en cuartitos húmedos, sucios y malolientes, esperando que hagamos algo por ellos y ellas.

También en las escuelas hay muchas necesidades pues nos podemos encontrar con adolescentes muy desorientados. ¡Hagamos algo por los demás!

You Might Also Like

0 comentarios