Últimas Noticias:
Loading...

Casi da su vida por el municipio; ahora será apoyado por regidores

Share on Google Plus


7 días.- En 2006, el policía municipal Jorge Hernández Rubalcava intentó detener un asaltante que momentos antes había atracado un negocio sobre el bulevar Anacleto González Flores, pero el sospechoso sin ningún escrúpulo atropelló intencionalmente con su vehículo al oficial, dejándolo malherido.

El elemento pasó varios meses hospitalizado y en peligro de muerte, pues varios de sus órganos resultaron dañados luego del atropellamiento, además los huesos de la pelvis y extremidades inferiores quedaron fracturados.

Hernández Rubalcava no pudo recuperarse totalmente de sus heridas y pese a quedar con una discapacidad parcial por la fractura de sus huesos y la amputación de una pierna, decidió seguir trabajando en la policía municipal, pues prefirió seguir ganando su salario normal pese al dolor y limitaciones físicas que ser jubilado prematuramente y con una pensión que no alcanzaría a cubrir las necesidades económicas de su familia.

Jorge volvió a Seguridad Pública, aunque ya no vigilando las calles pues se le dificultaba caminar y moverse con soltura y desde su accidente ocupó un lugar en la cabina de radio de la comandancia donde coordinaba a sus compañeros para atender reportes y llamados de la ciudadanía.

Sin embargo constantemente el policía debía ser sometido a revisiones y terapias médicas y la lesión de la pelvis le mermaba cada vez más su capacidad de desplazarse y de acuerdo con el alcalde Hugo Bravo, que también es médico y asegura haber tratado personalmente el caso de Hernández Rubalcava, una mejor atención hubiera significado una mejor calidad de vida para el oficial y ahora tiene limitaciones irreversibles, aunque todavía puede moverse por sí mismo.

Fue por eso que en la pasada sesión de cabildo se autorizó la compra de una prótesis transfemoral para Jorge Hernández, con un valor de 48,000 pesos que correrán a cargo del municipio.

La petición obtuvo el voto unánime de los regidores y de acuerdo con Bravo Hernández, dicho aparato ayudará al policía a tener más movilidad.


De acuerdo con los regidores, Jorge Hernández ahora sí está considerando darse de baja de la Comisaría y recibir la pensión que le correspondería, aunque habiendo laborado por algunos años más pese a sus limitaciones físicas.

You Might Also Like

0 comentarios