Últimas Noticias:
Loading...
,

El pobre pastorcito

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Se cuenta del famoso traductor de la Biblia, Juan N. Darby, que, durante unas vacaciones entre las sierras, se encontró con un pobre pastorcito de ovejas que estaba enfermo. Descubrió que el joven se enfermó después de buscar un cordero de su rebaño que se había perdido entre la nieve; le salvó la vida al costo de la suya porque estaba muriendo de tuberculosis como resultado de las horas pasadas a la intemperie esa noche.

Él le contó del Buen Pastor que buscaba ovejas humanas perdidas, sacrificando su vida por amor a ellas. Le enseñó el versículo primero del Salmo 23. Volvió el año siguiente y fue a visitar la choza donde vivía el pastorcito enfermo; la madre le contó que lo había encontrado muerto una mañana y tenía este salmo. 

Él se sintió muy conmovido al oír esto y estaba seguro de que encontraría al pastorcito en el cielo, pues no dudaba que el muchacho había aceptado al Señor Jesús como su Pastor y Salvador Dios siente compasión de su pueblo cansado por el abuso de poder de sus gobernantes, por la falta de conciencia en medio de su pueblo. 

Por eso en Jesús el Padre manifiesta su amor y su compasión a aquellas multitud que le seguía ara recibir la vida que provenía de su palabra y de su forma de vivir. Nuestro pueblo, también vive situaciones de muerte y de desolación y no tiene quién lo mire y le enseñe con misericordia, quien esté cerca de él, lo cuide, anime y guíe.

Hoy día hacen falta muchos pastores; sepamos dar todo nuestro tiempo y nuestras capacidades por los demás, aún a costa de nuestra vida.

Ya he conocido mamás y papás que han sacrificado por el bien de sus hijos e hijas su tiempo, su salud y hasta su misma vida.

¡Seamos agradecidos con nuestros padres!

You Might Also Like

0 comentarios