Últimas Noticias:
Loading...
, , , , , , ,

Detecta investigador del CUAltos deficiencia en turismo religioso

Share on Google Plus


El doctor Rogelio Martínez Cárdenas, coordinador de investigación del Centro Universitario de Los Altos, presentó una exposición sobre su investigación titulada  “La procesión del silencio” dentro del “Congreso Internacional Científico Profesional de Turismo Cultural”, organizado por las universidades de Córdoba y Loyola, en España.

Durante esta investigación, el doctor Martínez Cárdenas detectó varios puntos débiles que el turismo religioso muestra en el Estado de Jalisco, en particular en la zona Altos Sur de Jalisco, tales como la poca planeación de proyectos, la falta de recursos sanitarios, la casi nula trata de los desechos generados por los turistas, y las problemáticas en general que provoca la invasión de turistas a las zonas de los respectivos santuarios.

La cantidad de recursos económicos que arroja la práctica del turismo religioso en la región es de 2 mil millones de pesos anuales. Acuden alrededor de 4 millones y medio de visitantes al año, de los cuales es San Juan de los Lagos el lugar con más afluencia. El monto gastado por cada feligrés es de alrededor de 500 pesos, según el investigador del CUAltos.

El caso más alarmante es el de la localidad de Santa Ana, en el municipio de Jalostotitlán, en el cual se encuentra el Santuario de Santo Toribio Romo. A este destino arriban cerca de 50 mil turistas cada fin de semana; el lugar cuenta con cerca de 300 habitantes que pasaron de dedicarse al campo, a la atención de los turistas. La problemática radica en que los servicios sanitarios y alimentación no son capaces de abastecer la demanda de los turistas, generando situaciones inconvenientes de salubridad.

Los servicios que se ofrecen en esta comunidad son elementales; en su mayoría forman parte del comercio informal, los cuales ponen en riesgo la salud de los turistas. También carece de servicios de salud o una clínica adecuada, así como de servicios bancarios que faciliten al turista realizar retiros en efectivo.

Otro caso es el del municipio de San Juan de los Lagos, el cual no cuenta con las instalaciones de sanitarios adecuadas para el uso de los  aproximadamente 4 millones de visitantes anuales. Provocando así que los turistas utilicen el casco urbano a falta de instalaciones sanitarias suficientes.

En la zona de Los Altos, existe la “Ruta Cristera”, una ruta creada en el 2010, que comprende municipios como Lagos de Moreno, Encarnación de Díaz, Jalostotitlán, San Miguel el Alto, Tepatitlán, entre otros. Según Martínez Cárdenas, esta ruta cuenta con un problema de origen, ya que no es una ruta natural de peregrinación, debido a que cuenta con desventajas de desplazamiento.

La cuantificación real de los turistas es uno de los datos difusos hablando de este tema. Con esta, se podrían realizar estimaciones en la planeación de proyectos que mejoren la calidad de la ruta, ya que se contaría con una cifra medianamente certera de la cantidad de turistas a los que habrá que atender con servicios de sanitarios, alimentación y de protección civil.

Debido a los normales cambios en las administraciones de los respectivos municipios, los intereses de estos han ido cambiando. Motivo por el cual son desatendidas algunas prioridades que impactaban de manera positiva al turismo religioso.

Dos posibles soluciones que podrían generar impacto positivo en los lugares que conforman la ruta turística, son organización entre los municipios que comprenden la ruta, y la generación de productos turísticos tangibles que ofrezcan al turista algo más que sólo la visita al respectivo santuario, aconseja el coordinador de investigación del Centro Universitario.

De acuerdo a la experiencia del investigador, el turismo religioso en Europa es percibido de manera diferente en comparación a México, ya que en el viejo continente tiene una percepción más cultural, y aquí es una cuestión más devocional, aunque en lo sitios exista patrimonio cultural o histórico, pocas veces el turista le da un valor a aspectos como esos.

El cambio de uso de suelos, la gestión de los sitios turísticos, la falta de una cultura turística de las poblaciones. La falta de planes de gestión, los cuales son requisito de la UNESCO para nombrar a las ciudades candidatas como patrimonio cultural de la humanidad.

You Might Also Like

0 comentarios