Últimas Noticias:
Loading...
, ,

La felicidad de uno

Share on Google Plus


 Nada más gratificante que tener un trabajo donde se es feliz.

 Nada peor en la vida que tener como empleo la actividad que no te hace feliz.

 Cuando uno es feliz haciendo lo que hace, no lo toma uno como empleo, como trabajo. Igual que en las relaciones humanas. Cuando estamos con quien queremos, con quien nos quiere, las horas pasan. Los años vuelan. Cuando no…

 La dinámica de elegir, seleccionar o designar Rectores en el CUAltos de la Universidad de Guadalajara pareciera ser algo similar a un castigo en esa amplia estructura. Cada trienio llegan a ocupar la principal silla administrativa de ese plantel gente que no se ve muy feliz. Unos le han encontrado el sabor, otros de plano, simplemente pasaron.

 En los tres años más recientes siempre me pregunté por qué la Rectora Leticia Leal no pudo conectar, no pudo hacer “click” con la sociedad alteña. En cuanta ceremonia se presentaba, se mostraba fría, meditabunda, distante. Nos cuestionamos entonces, ¿por qué a la Doctora no se le veía feliz si fue la mujer más influyente en la región, en el renglón educativo?

 Las dudas fueron aclaradas cuando, en esta semana, vimos a una Doctora en Derecho feliz, a una mujer plena, regalando abrazos, sonrisas, tras tomar protesta como nueva Consejera de la Judicatura de Jalisco.

 Eso es lo suyo. Los juzgados, el Derecho, el ambiente de la abogacía.

 Su labor como titular de un Campus Universitario es, ha sido y será juzgada por la comunidad universitaria, pero desde la perspectiva social, Leticia Leal no alcanzó a encajar en Los Altos de Jalisco. Ahora podríamos entender las razones: su felicidad estaba en otro lugar, en otro ambiente.

 Y qué bueno que Leticia Leal encontró un espacio donde se podrá desarrollar en lo suyo, donde abonará a la reconstrucción del Poder Judicial de Jalisco, donde aplicará sus conocimientos, su experiencia, su trayectoria, sobre todo ahora que sabemos más de su curriculum, pues al postularse para su nuevo cargo, debió abrir su carpeta de cargos y desempeños, en los que tiene grandes haberes en el mundo jurídico internacional, en las Relaciones Exteriores, en la Academia del Derecho.

 Ojalá que Leticia sea feliz en su nuevo hábitat, en su ciudad; se lo merece.

 A quien pongan en su lugar, acá en Tepatitlán, en el CUAltos, le deseamos lo mismo, que sea feliz, que llegue como pez al agua. Que esté en sus deseos, en sus metas, aportar a una región que se consolida en lo agropecuario, pero que requiere ampliar su vocacionamiento. Ojalá que llegue –o que envíen- a quien se vea feliz conviviendo, entendiendo, dialogando, a y con los alteños.

 Si de ser feliz se trata la vida. Entonces deseamos que llegue a CUAltos una o uno a quien le llene el corazón la educación universitaria, la preparación profesional y la vinculación de su comunidad con el resto de la sociedad.

You Might Also Like

0 comentarios