Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

El obispo, sucesor de los apóstoles

Share on Google Plus


• XXV aniversario del ministerio episcopal del Cardenal José Francisco Robles Ortega
  
Funciones que desempeña un Obispo

En el decreto sobre el oficio pastoral de los obispos en la Iglesia, Christus Dominus, nos afirma en los primeros tres números que “Cristo ordenó a los Apóstoles salvar a los hombres con la edificación de la Iglesia (1). El sumo Pontífice posee autoridad suprema, plena, inmediata y universal. También los obispos, junto con el Pontífice y bajo su autoridad, son, por virtud del Espíritu Santo, auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores (2). Los obispos unidos, en comunión en el colegio o cuerpo episcopal, en comunión y bajo la autoridad del Pontífice, en todo aquello que toca al magisterio y al gobierno pastoral respecto de toda la Iglesia de Dios, singularmente cada uno en la Iglesia a él confiada (3)”.

Los obispos tienen una gran misión en la vida de la Iglesia: enseñar,  gobernar y santificar a la grey encomendada. Han sido escogidos en favor de los hombres en todo lo que se refiere a Dios, tienen la plenitud del orden y de la autoridad sobre los sacerdotes y sobre los fieles a ellos confiados. (Cfr.  CD  11-22).
  
Solemne celebración en la Iglesia Madre de Guadalajara
  
El domingo 5 de junio del presente año, a las 12 horas, se celebró la Santa Misa en la Catedral de Guadalajara en acción de gracias por el XXV aniversario de la Consagración Episcopal de nuestro Arzobispo Metropolitano, quien estuvo acompañado de varios hermanos en el episcopado, el Cabildo de Catedral, una gran cantidad presbíteros, seminaristas, religiosas, familiares, amigos, y el pueblo santo de Dios.

Al inicio de la Solemne Eucaristía el Secretario Canciller, Pbro. Dr. Javier Magdaleno Cueva, leyó una carta del Santo Padre Francisco dirigida al Sr. Cardenal José Francisco Robles, en la cual el Romano Pontífice le felicita y agradece al Arzobispo de Guadalajara por su gran trabajo pastoral y “da gracias a Dios por todos los beneficios de quien procede todo bien, rogándole a Dios con insistentes oraciones que te alegre con su gozo, te conceda nuevas fuerzas a fin de que puedas proseguir tu obra por el bien de tu nación y de toda tu Iglesia, fortaleciendo a las familias y a la Evangelización. Que la Santísima Virgen María se te manifieste como tu madre tierna y auxiliadora. Te imparto mi bendición Apostólica, a ti Venerable Hermano, a tu Obispo Auxiliar, a tus sacerdotes, a los religiosos y a toda la grey de Guadalajara”.

En la homilía, el homenajeado expresó que “Cristo muerto y resucitado, nuestro Sumo y Eterno Sacerdote, es el centro de nuestra celebración, a Él debemos agradecer el don del Sacerdocio único, participando todos por el sacramento del Bautismo y participando algunos en el sacerdocio ministerial por el sacramento del orden, a Él debemos agradecer esta gracia y este don”.

El Cardenal Robles agradeció y recordó en su predicación todas las maravillas que Dios ha hecho a su pueblo. Sobre todo dejándonos el Sacerdocio de Cristo, para que este amor, esta misericordia, esta salvación se comparta para el bien de todos. No tiene otra razón de ser el sacerdocio ministerial: los que participamos de este ministerio somos administradores del misterio de la salvación en favor de todos los hombres. El Obispo, como sucesor de los Apóstoles, tiene la encomienda de predicar el evangelio, santificar con los sacramentos y pastorear a su pueblo.


Finalmente agradeció a todos los presentes, quienes formamos parte de la gran familia de Dios, que es la Iglesia, por acompañarlo en esta acción de gracias, especialmente a su madre, quien estaba ahí presente, y a toda su familia por el sostén, el consejo y la cercanía que siempre le han brindado. Terminó encomendándose a las oraciones de todos sus fieles para que pueda desempeñar con sabiduría este don del ministerio episcopal que ha recibido para el bien de la Iglesia y para el bien del Pueblo Santo de Dios.

You Might Also Like

0 comentarios