Últimas Noticias:
Loading...
,

La niña que quería tener dinero

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Sucedió en una de esas agitadas estaciones de autobuses de nuestras capitales. Un hombre iba caminando en medio del gentío que iba y venía, cuando oí una vocecita llorosa de niño: - Mamá, tengo hambre. Aquello me partió el alma. Me paré a ver quién era. Me acerqué a ellos.

-¿Qué les pasa a ustedes? 


-Somos del interior-, explicó la mujer ajustándose al cuerpo algo que había sido un vestido. -Vivíamos en un ranchito, en terreno ajeno. Parece que el dueño se hartó de nosotros y nos pidió que saliéramos. Necesitaba el terreno. 

-¿Y qué iba a hacer allí? 

-Dijeron que iba a abrir un club. Ya es dueño de dos en la ciudad. 

Allí estaba sola la madre con cuatro niños, todos amontonados encima de sacos y con sus ¨trastes¨ de la mudanza. El marido estaba en la ciudad, buscando trabajo para poder pagar el viaje. Era un capítulo más de la pasión de Jesús, que se prolonga hasta nuestros días en la historia de nuestro pueblo. Mi hija de diez años, que me acompañaba y había escuchando con interés el doloroso relato, me dijo muy afectada: Papá, ¿Vamos a ayudar a esta familia? Cuando yo crezca quiero tener mucho dinero para ayudar a los demás.

El mundo está lleno de personas pobres y hambrientas que necesitan de nuestra ayuda.

Aquella niña de 10 años, sin duda alguna, fue creciendo con un sentimiento muy grande de compasión, para los que tienen menos que nosotros.


Nadie es tan pobre tan pobre que no pueda ayudar a los demás aunque sea con una pan o un taco de frijoles.

You Might Also Like

0 comentarios