Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Los nuevos líderes viejos

Share on Google Plus


 Se acabó el tiempo de los “niños bonitos” como líderes políticos, como candidatos o funcionarios. Lo “guapo” o lo “bonitas” de ellos y ellas no fue suficiente para dar resultados positivos.

 Los productos de mercadotecnia política no dieron para más y, pareciera, tendremos que volver a lo básico, a lo conocido, a lo tradicional.

 Tal vez esa sea la premisa que los partidos políticos, nuevos o viejos, estén tomando para renovar a sus dirigencias, tanto estatales como municipales.

 Baste con echar un vistazo a los partidos “fuertes”de Jalisco. El PRI apostó por José Socorro Velázquez, un viejo priísta, hecho a la usanza vieja de la política, leal, lineal, inamovible en su postura al defender a su partido tricolor, él es el “nuevo” líder estatal. En la esquina de enfrente, el PAN impulsó a otro viejo panista, Miguel Angel Martínez, con una amplia trayectoria. De ambos se pueden decir muchas cosas, pero lo cierto es que no llegaron a la dirigencia de sus partidos por ser “chicos guapos”.

 En el PMC, ahora en el poder en la Zona Metropolitana de Guadalajara, no importa quién sea el líder, el que manda es Enrique Alfaro. Eso parece, por ello nadie, o casi nadie sabe –ni importa- quién es el dirigente estatal.

 Y en cascada, los nombramientos de los líderes municipales o coordinadores regionales, irán en esa línea. Adiós a los chamacos “mirreyes”. La apuesta es, o podría ser, colocar a gente de trabajo, de resultados, al margen de su imagen personal o de su presencia física.

  En consecuencia con esa línea, el ejemplo de la semana está en Enrique Vargas Soto, ex líder priísta en Tepatitlán quien ahora dirige al Movimiento Ciudadano en el municipio donde también son gobierno.

 Enrique Vargas creció en el PRI a la sombra de su compadre, el exalcalde Rodolfo Camarena Báez. Vargas dejó al tricolor junto con Nena de Anda y Sanjuana Jiménez cuando a ésta última no le aceptaron en la planilla del Doctor Manolo Martín del Campo cuando en 2012 fue candidato a alcalde de Tepatitlán.

 Vargas Soto es, desde esta semana el dirigente del partido naranja y su encomienda principal será armar el equipo de campaña de Nena de Anda para las próximas elecciones, ya que es notoria su distancia con el actual equipo de la alcaldía de Hugo Bravo. Con Enrique Vargas se cierra la pinza entre la imagen de Nena y la estructura partidista, preparada para hacerse a un lado del costo político del ejercicio del médico Bravo.

 Vargas es un nuevo líder viejo. Conocedor de la política ochentera, de la vieja guardia priísta, pero con la frescura del odio antipriista que provocó el surgimiento del PMC en el municipio, del que ya fue regidor, sin pena ni gloria, pero regidor al fin.

 Enrique es un político fiel. Se alinea, respeta rangos, no brinca a los superiores y, si es necesario, se inmola para dejar el paso a quien le colocó en el escenario político. Así lo hizo en el PRI, así lo haría en el MC. Incluso si quien le marca la línea es el también nuevo emecista José Luis Iñíguez, de Yahualica, quien ya demostró que es capaz de destruir equipos si no le favorecen los votos y que ahora le han encargado que “organice” al partido de Alfaro en el tercer distrito, donde José Luis dice conocer cómo ganar elecciones.

 Claro que deberá Iñiguez llevarse a los panistas que le dieron estructura electoral para ganar hace 10 años. Lo que no se sabe es si esa estructura se fue con él o se quedó en el PAN, a dónde llegaría a instruir cómo hacer, qué hacer, a quién llamar y a quien dejar de lado. José Luis Iñiguez es otro de los viejos nuevos políticos que veremos en campaña en 2018.

 De los otros partidos y de los otros nuevos viejos dirigentes, seguiremos en otras entregas. Ya platicaremos de ellos y de ellas.

You Might Also Like

0 comentarios