Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Peor no se puede estar

Share on Google Plus



Nos gusta desgarrarnos las vestiduras sin detenernos a pensar ni un poquito si seguimos la causa correcta o qué tan malo es a lo que nos estamos oponiendo.

Por moda, porque si sale en el Facebook entonces debe ser verdad, porque nos cae gordo el mono que está en la presidencia de la república o “nomás por convivir”, como dicen aquí en la redacción de 7 días.

En días pasados el que esto escribe acudió a la clínica familiar del IMSS por unas molestias leves pero que es mejor saber si a la larga serán de cuidado o no. El trato del personal de lo mejor, la atención rápida, “caray -pensé- parece que ahora sí el Seguro Social ya está mejor”.

La doctora encontró unos detalles de salud no graves ni de consideración, pero que de acuerdo a sus protocolos médicos es mejor mandar hacer unos estudios y análisis clínicos para saber exactamente a qué se deben esos desórdenes y dar entonces el tratamiento adecuado a buen tiempo.

“Le daremos una cita para la próxima semana, porque es necesario saber pronto en los próximos días qué es lo que tiene usted; lo mandaremos al hospital (el que está por el rumbo de Los Sauces) a que le hagan unos análisis y les tiene que decir -a los que hacen esos estudios- que la cita la tiene ya en la siguiente semana para que le tomen las muestras lo más pronto posible y estén los resultados para cuando venga de nuevo con nosotros a consulta”. Instruyó la doctora.

Pues qué eficiencia la del IMSS, atendieron rápido, y lo mejor, dieron la siguiente cita para dentro de unos pocos días sin necesidad de que esté uno muy enfermo.

Sin embargo en el hospital de Los Sauces, cuyo nombre es Hospital General del Zona No. 21 la historia fue distinta: La encargada de los análisis al ver que la cita con el médico es para dentro de unos pocos días exclama “huyyyy, no hay disponible para antes de que vuelva a consulta, se la daremos para un mes después que es lo más próximo que tenemos”.

Y en rayos X, a donde también mandaron al que esto escribe, el encargado simplemente dijo que las solicitudes eran en la tarde, no en la mañana y háganle como quiera.

Entonces sigue igual el IMSS en cuanto al mal servicio; de nada sirve que un médico o una enfermera esté en la mejor disposición de atender al paciente y lo más pronto posible si todos los demás servicios y trabajadores “no están disponibles” o no tienen ganas de hacer su trabajo.

Y a pesar de eso hay muchos que se oponen a la Reforma en Salud que pretende el gobierno federal.

Los quejosos, se ven que nunca han ido a atenderse a una institución pública de salud o es tal su ceguera o fanatismo que no ven que los hospitales del gobierno peor no pueden estar, como Pemex, que está sin petróleo y sin dinero y aún así hay quienes piensan que es el tesoro del país y que a toda costa hay que defenderlo de las manos privatizadoras.

La reforma en salud, pretende entre otras cosas, garantizar que todos los que gocen de algún servicio de salud otorgado por el gobierno, puedan realmente acceder al mismo sin importar donde se encuentren. En otras palabras, que se pueda acudir indistintamente a cualquier sanatorio público o incluso privado y que sea atendido tan solo por ser un derechohabiente amparado por la Federación, lo que ya sucede en otros países, incluso de América Latina y nadie se ha quejado de eso, al contrario.

También se contempla subrogar los servicios ofrecidos por las instituciones públicas de salud a particulares, lo que de hecho ya sucede y que los opositores mal llaman privatizar la salud, aseveración falsa porque seguirá siendo pública y lo único que cambiaría es que el IMSS, ISSSTE, Seguro Popular, etcétera, si no cuentan con equipo o personal para hacer determinado estudio o servicio, manden al paciente a un hospital privado sin que tenga que gastar en ello.

Ya sucede porque prácticamente todas las instituciones públicas de salud subrogan o han subrogado algún servicio médico, como el Hospital Regional de Tepa que durante meses rentó los quirófanos de una clínica privada o el IMSS que de vez en cuando manda hacer estudios o radiografías a negocios particulares, con cargo a las mismas instituciones, sin que el derechohabiente tenga que pagar un centavo más.

¿No es mejor eso a que le digan a uno que no hay servicio hasta dentro de un mes o de plano se lo nieguen porque el aparato no sirve? ¿Qué preferiría usted si estuviera grave o a punto de la muerte o com algún familiar en esa situación?

El otro camino es seguir padeciendo el mal servicio de algunos hospitales públicos como el del IMSS de Tepa.


Los opositores y algunos de los que sienten que se verían afectados si el día de mañana el gobierno federal les quita la chamba al subrogar totalmente sus servicios a un hospital privado, argumentan que lo que gastan las instituciones en rentar o contratar servicios privados deberían invertirlo mejor en nosocomios públicos, personal y equipo, tal vez, pero por alguna razón se ha hecho así por años y no ha funcionado, quizás ya sea tiempo de intentar otra cosa, pues parece que peor no se puede estar.

You Might Also Like

0 comentarios