Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Una verdadera plataforma de llegada y de lanzamiento

Share on Google Plus

La IV Asamblea Diocesana

Por Oscar Maldonado Villalpando

Vicaría de Pastoral
  
Es preciso retomar este acontecimiento fundante y configurador de nuestro andar pastoral en esta parte de la Iglesia, en esta fracción de la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo, la diócesis de Guadalajara. No podemos menos que tener claro que el Señor Cardenal don José Francisco Robles Ortega así decía al hacer la apertura de este acontecimiento el miércoles 22 de junio de 2016, en la capilla del Seminario Menor.

Por todo lo que significa, los agentes involucrados esperaban con gusto esta fecha, algunos con la intensidad del trabajo en sus distintas áreas, en particular, las que conforman el Equipo Base de la Vicaría Episcopal de Pastoral. Cada área tenía delicadas y laboriosas encomiendas. El primer día el gran corredor del Seminario abría sus brazos a los peregrinos elegidos, alrededor de 400 sacerdotes, religiosas, religiosos, laicas y laicos que acudían al llamado vital. Por las diez de la mañana se efectuaron las inscripciones, con la ayuda eficiente del equipo de Seminaristas, es muy notable que en ese momento se ponía en manos de los asambleístas el subsidio o folleto, guía en las actividades iniciadas.
  
En el nombre del Señor
  
El primer momento fue precisamente, el asumido por el Emmo. Señor Cardenal en la hermosa capilla, él dio la bienvenida y realizó la   apertura del evento. E insistía que este es un punto de llegada, porque venimos con las alforjas con que nos dota este caminar diocesano, estamos en proceso, hemos preparado esta Asamblea entre todos, especialmente, con las asambleas 2016 correspondientes a cada instancia de nuestras pastoral tanto territorial como funcional. Todos tenemos vela en este entierro. La vida de cada parroquia es insoslayable.

Decía, traemos la representatividad y la responsabilidad de nuestras comunidades. Buscamos fortalecer ese proceso, incrementarlo. Algo muy importante es que como discípulos misioneros hemos de cumplir este encargo aquí y ahora, en este mundo que nos toca vivir, no en otro. Aquel ya pasó, decía. Por eso urge actualizarnos, estar atentos a esta realidad tan escurridiza y cambiante. Nuestro mundo cambia vertiginosamente. Nos hablaba de estar presentes, no solo de bulto, sino con todo, con alma, vida y corazón. Integrarnos y participar. Mostró gran alegría por la presencia de todos y gran esperanza en llevar a buen puerto esta tarea.
  
La oración
  
Frente al Santísimo expuesto, como máxima instancia, vivimos la cercanía con el Señor que nos ama y nos congrega como su pueblo santo. Vimos cómo nos apremia “el ir a evangelizar”. Se nos presentó el Evangelio de San Mateo 9, 35-38. La mies es mucha y los trabajadores pocos.

Abriendo el camino Monseñor Rafael Hernández Morales, como Vicario de Pastoral, tuvo a su cargo la ubicación y nexo de la Asamblea. Nos recordó las tres asambleas anteriores.

En la primera, 2013, se elaboró el objetivo general: Impulsar la Nueva Evangelización mediante el anuncio del kerigma a todos y la formación integral permanente, para fortalecer nuestras comunidades eclesiales y nuestro pueblo en Cristo tenga vida.

En la segunda asamblea, 2014, se establecieron 7 líneas comunes de acción.

En la tercera, 2015, se eligieron tres acentuaciones. (Folleto de la Asamblea, p. 26 y 27)

Hoy, se quiere dar respuesta a la invitación del Papa Francisco, en su reciente visita a México, “Detectar las periferias existenciales más urgentes de nuestra Diócesis, en comunión y participación y en espíritu de sinodalidad eclesial, para asumirlas como acentuaciones pastorales comunes, y así, nuestro pueblo en Cristo tenga vida.

De esta manera, paulatinamente, podemos hacer un recuento de lo vivido a detalle, que bien sabemos nos ofrece pistas que, en último término, son aceptadas, avaladas y propuestas por expresa voluntad de nuestro Pastor.


Luego podremos recordar el primer momento de esta IV Asamblea.

You Might Also Like

0 comentarios