Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Campanas de duelo en el fin de la Cristera

Share on Google Plus

• Por estos días se hicieron “los arreglos” Junio - Julio de 1929

Por Oscar Maldonado Villalpando
  
“¡Ave, Cristo, los que por ti vamos a la humillación, al destierro, tal vez a una muerte gloriosa, víctimas de nuestros enemigos, con el más fervoroso de nuestros amores, te saludamos y una vez más te aclamamos Rey de nuestra Patria!

“La guardia Nacional desaparece, no vencida por nuestros enemigos, sino, en realidad abandonada por aquellos que debían recibir, los primeros, el fruto valioso de sus sacrificios y abnegaciones”     J. Jesús Degollado Guizar. 13 de julio.

Desde el 5 de junio de 1929, Monrrow, los Obispos Ruiz y Flores y Pascual Díaz, salido del clero de Guadalajara cuyo primer destino fue Amatlán de Jora, iniciaron los arreglos en en E U cerca de la frontera.

El General, Sacerdote, Aristeo Pedroza que tomó el mando luego de lo que es presumiblemente, la entrega y traición del General Gorostieta, en una alución de José Vasconcelos; Pedroza escribió a los obispos, 11 de junio: “Si el tirano se niega a conceder todas las libertades que exigimos, dejad que el pueblo continúe la lucha para alcanzarlas y no entreguéis a toda esa porción de vuestra grey a una matanza estéril. Recordad que Vosotros declarasteis hace tres años que era lícita la defensa armada contra la tiranía callista; no entreguéis a vuestras ovejas a la cuchilla del verdugo".

Al día siguiente de la muerte de Gorostieta, 2 de junio, se firman los arreglos.   ¿Por qué el asistente del General, Heriberto Navarrete, sale ileso de la emboscada?

¡Las campanas se echaron a vuelo! Pero sus toques son lamentos para la Cristera.

El 29 de julio de 1929, en “La Ceja Colorada” a las diez horas se dan un abrazo el Coronel Cristero don Toribio Valadez, jefe del escuadrón de San Diego de Alejandría, y el Coronel Manuel Quiroz Lozada, por los federales, consumándose así la rendición de las fuerzas cristeras.” D. E. Cerrillo.

El General Saturnino Cedillo, de San Luis, admirado del valor de los soldados cristeros, en los Altos, se llevó a varios de ellos para darles empleo en su estado, como el caso de J. Refugio Huerta, esposo de Josefina Arellano de San Julián que escribió todo un diario de la Cristera por encargo del P. Salvador Casas, publicado furtivamente por Meyer.

Y el Señor Cardenal D. Juan Sadoval ha dicho que si los cristeros llevaban la batalla, si ellos estaban en el ojo del huracán, eran ellos los que deberían haber hecho esos arreglos con el gobierno.
Se puede resumir que las consecuencias inconvenientes fueron.

1.-El Gobierno no se comprometió a nada documentalmente.

2.- Lo que de palabra se esableció no fue respetado. Por las persecuciones que siguieron por muchos años, hasta 1940 al menos.

3.- El ataque a la Iglesia siguió en otras formas con Lazaro Cárdenas. Por citar un ejemplo una maestra en El 40 Jalisco, de Lagos de Moreno, encabezó a los agraristas contra el templo y el señor Cura D. Luis Villalobos que fue sacado del pueblo a la fuerza. La maestra hizo groserías en el altar, “Yo soy la Virgen María, tontos” era María de Jesús. El Padre, luego de otros destinos, fue encargado de los cursillistas en 1970, al costado del Seminario de Chapalita.

La firma de los desleales arreglos fue establecer un modus muriendi para los cristeros: Ya en tiempo de cese al fugo, asesinaron al General Pedroza y Quintanar, los más temidos por el Gobierno, eso fue lo que firmaron Ruiz y Flores y Pascual Díaz, que en ese mes tomó posesión como Arzobispo de la capital.

Ante esos “desventurados arrelos” los valientes cristeros obedecieron y entregaron las armas, no todas, los alteños guardaron las mejores, mas no vendieron LA CAUSA. Estaban bien conscientes, como lo había afirmado tajantemente el jefe supremo del Ejército Libertador, General Enrique Gorostieta Velarde, que el fin de esa guerra no podía ser otro que el triunfo de la causa popular, de un modo o de otro.

Por estos días se realizaron aquellas tristes diligencias hace 87 años.

You Might Also Like

0 comentarios