Últimas Noticias:
Loading...
, ,

El cambio

Share on Google Plus


Lo dicho, hay que ir tachando al señor Andrés Manuel López Obrador como un hombre de izquierda, pues él ha decidido que es mejor irse recorriendo hacia la derecha, aunque sin llegar hasta ella.
Recorrerse también hacia las buenas y tradicionales costumbres, pero sin llegar a la mocho y a lo santurrón.

También está quedando atrás el López Obrador explosivo, provocador, incitador. El señor tiene una gran capacidad y hace buenas lecturas políticas del país, todo en pos de alcanzar su sueño de llegar a gobernar el país en 2018, como no pudo en 2006 ni en 2012.

Habrá quienes le crean al tabasqueño y habrá quienes no; habrá a quienes no le parezca este nuevo bandazo de AMLO y ya no piense votar por él dentro de dos años, pero habrá otros que, decepcionado de otros partidos de centro y derecha, se fije ahora en “el peje” y sí lo elija en 2018.

Así son los políticos, progresistas cuando les conviene o radicales, conservadores, tradicionalistas, hasta ateos o creyentes según sea el caso, como un funcionario en Tepa que en lo privado siempre lo vi renegar de la iglesia y negar en todo momento a Dios, pero ahora en su muro de Facebook le manda bendiciones cristianas a todo el mundo, sobre todo a sus compañeros del partido.

Entonces no nos extrañe que los políticos vistan un traje u otro según el ambiente y el sentir de los electores.

En México nunca han existido la izquierda y derecha extremas e identificarse con alguna de estas corrientes sería de locos, nunca ganarán nada, como el PT dizque socialista (en realidad un partido que inventó Salinas), está a punto de desaparecer por falta de votos, como en su momento desapareció el PDM o el mocho Encuentro Social.

Entonces, si no es conveniente ser extremo de un lado ni de otro y en las izquierdas y derechas moderadas están tus enemigos de PRD y el PAN, entonces nos vamos al centro, claro, desmarcándonos -pero no tanto- del PRI, el inventor del Centro en México.

Y por eso ahora atacamos lo menos posible al gobierno federal y a Peña Nieto, aunque sigamos acusando a la mafia en el poder de todo, pero sin mencionar al presidente; por eso decimos que lo de la tesis plagiada es una “cortina de humo”, ahorita no es momento de seguir desgastando a EPN porque no nos conviene.

Por eso también decimos que nos atacan los periodistas de izquierda y derecha…

Todo es demagogia y pragmatismo y no solo en México, también en Estados Unidos: Trump, viendo que va muy abajo en las preferencias, ahora le ha dado por decir que no es racista y que no todos los no nacidos en EU deberían ser deportados… Esperemos un poco más y tampoco el muro ni lo de sancionar a empresas gringas que tengan fábricas en el extranjero aparecerán en el discurso del republicano.

Pero bueno, volviendo al principio, AMLO es un hombre taimado, sagaz, que siempre está en la jugada y capaz de caracterizarse como lo que sea para atraer votos; ha marcado una prudente distancia del conflicto magisterial pese a haber dicho que estaba con los maestros y ahora dice, casi ruega, que se arreglen los profes del CNTE con el gobierno federal.

Se ha encargado de bajarle, casi desaparecerlos, los tiros a Peña Nieto, ahora hasta lo defiende sin querer queriendo y también está diciendo que no es de derecha, menos de izquierda, ¿entonces?

Tal vez sea porque quizás sea cierto que el PAN con Margarita Zavala pueda ganar la elección, entonces el enemigo ya no es el PRI ni el Presidente sino el partido que lleva la delantera y ser de izquierda en México es casi un suicidio, entonces fuchi la izquierda, no vaya a ser que lo confundan al de Tabasco con los del PRD o con los Movimiento Ciudadano, que en el resto del país sigue siendo izquierdista a excepción de Jalisco.

Entonces para cerrar la brecha con el PAN no hay de otra más que hacerse de centro y no atacar al centrista PRI, pues de llegar a ganar AMLO se vería incongruente que el nuevo presidente de centro reniegue de su antecesor también de centro.

Eso o que al final del cuentas el señor López en realidad sea aliado de la “mafia en el poder”, que no sería sorpresa.

You Might Also Like

0 comentarios