Últimas Noticias:
Loading...
, ,

¿Turismo?

Share on Google Plus


Qué chinga con los certámenes de belleza, cada vez llaman menos la atención, se les pierde dinero pero aún así los gobiernos se ven obligados a organizarlos año con año y resignándose a salir “tablas” con la lana, en el mejor de los casos.

Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos que a todo mundo le cae mal, menos a los que están igual de tarados que él, decidió dejar el negocio de Miss Universo. Y para los incautos que piensan que lo dejó por el boicot que armarían algunos países al no mandar sus reinas de belleza, pues no, lo dejó simplemente porque ya no era tanto negocio como antes.

Era cada vez menos negocios y más broncas; en Cancún, por ejemplo, cuando fue el certamen internacional en esa ciudad, Trump tuvo varios problemas legales y económicos con empresarios mexicanos que lo querían estafar -odia a los mexicanos por transas, no porque sea racista- y salió bailando con varios negocios y tratos.

Y si así fue con México seguramente el empresario candidato tuvo más conflictos en otros países al querer organizar el Miss Universo; eso y que cada vez deja menos lana, pues a cualquiera da motivos suficientes para deshacerse de una empresa tan conflictiva y poco productiva.

Televisa, cada vez publicita menos sus concursos Nuestra Belleza México, casi nadie los ve ya y las participantes llegan al concurso a través de un raro mecanismo de selección y no por méritos o belleza. Atrás se quedaron esas ceremonias fastuosas y días y días o semanas completas con programas alusivos al certamen.

Pero bueno, las grandes empresas privadas, como sea, mientras puedan sacarle aunque sea unos pesos a los certámenes de belleza, los seguirán haciendo más por costumbrismo que por negocio.

Esa opción no tienen los ayuntamientos, que a huevo deben entrarle al certamen, porque es obligación del municipio hacerlos: gastar miles de pesos en un evento que no disfruta ni el 10 por ciento de la población, pero eso sí, se hacen con el dinero de todos.

Qué fácil, creo yo, sería para cualquier alcalde dar la declaración tronante del día, la semana o hasta del año, al decir que no se organizará más el certamen de belleza local, menos el regional, por muchos motivos: que se sigue denigrando a la mujer con esos concursos, que no hay dinero, que sí hay pero sería más útil usarlo en otra cosa, que se pierde lana, que de todas maneras va a haber críticas…

Hay muchas razones para dejar de hacer los certámenes y solo bastaría uno de ellos para realmente no llevarlos a cabo, pero se siguen haciendo.

Y es que mucha gente, por no decir que la mayoría, vería con buenos ojos que ya no se siga usando dinero público para algo tan elitista y de nulo provecho, pero ¿qué dirá el poderoso empresario que esta vez quería que su hija participara en el concurso y resulta que ya no va a haber?, ¿qué dirá el diputado, el funcionario, el regidor, otro poderoso empresario que no tiene hija que quiera participar pero que igual quería codearse junto a los meros meros en tan vistoso evento, el amigo del político que no tiene ningún cargo pero igual lo invitan y se siente igual o más poderoso que la autoridad?

Se acabaría el aparador, el chupe gratis, salir en las revistas de sociales, el “checking” en el Facebook de que ellos están en ese momento en tan importante evento y el resto del pueblo no, que te salude el político X, te tomes la foto con él y luego digan que también estás pesado como ellos en esto de la vida pública…

Y en los certámenes regionales aplica todo esto y una cosa más: la “obligación moral” de organizar el certamen porque se “fomenta el turismo” así, por eso se llama Señorita Turismo Región de Los Altos el concurso de belleza donde participan los municipios alteños.

Y es que de alguna manera tiene que justificar su trabajo la oficina regional de Turismo ubicada en San Juan de los Lagos, con bodrios anacrónicos tipo el certamen regional, por eso se pugnó por un buen tiempo para que volvieran a participar todos los municipios de Los Altos Sur y Norte, había que justificar que la oficina de Turismo realmente promueve eso en toda la zona.

¿Cree que se fomenta el turismo viniendo a tomar alcohol a un municipio por algunas horas durante un certamen? Pues para la mencionada oficina sí.

Y mientras que se joda el municipio que tiene el honor de organizar el regional porque su reina ganó el año pasado: a perder lana y a quedar mal con todo el mundo.

¿Y qué otra cosa hace la oficina regional de Turismo para que vengan turistas a Los Altos? Pues traer de vez en cuando algunos autobuses con puñados de personas a que vengan a conocer los atractivos de los municipios alteños. Qué otra cosa se puede hacer si no es eso, si acá en Los Altos no hay playas, majestuosas montañas o exuberantes paisajes, ni siquiera un buen clima.

Pobres los de Turismo, sufren ideando cómo hacer que vengan los turistas, hay que desquitar el sueldo, que al cabo lo que gasten los municipios en los certámenes no es problema de ellos.

You Might Also Like

0 comentarios