Últimas Noticias:
Loading...
,

Desquiciado, balea a empleadas de la Fiscalía; mata a una y hiere a tres

Share on Google Plus

En Guadalajara

• Estaba harto de que sus asuntos legales le resultaran desfavorables

• Trabajaba cerca de ahí y nadie se las olía fuera a ser un psicópata asesino

Guadalajara, Jal.- Trabajaba como “coyote” en las inmediaciones del Ministerio Público ubicado en la Zona Industrial de Guadalajara; también afirmaba ser licenciado, aunque en realidad era un presunto militar retirado que, entendiendo un poco sobre los procedimientos legales, ayudaba a cambio de dinero a la gente con trámites comunes ante la Fiscalía, como reportes de extravío de documentos. Este miércoles por la mañana y totalmente desquiciado, el “general”, como el mismo se hacía llamar, agredió a balazos a varias trabajadoras, matando a una de ellas, antes de que él también acabara sin vida cuando fue abatido por personal de seguridad.

Luis Homero Águila, de 56 años, conocido como “General Águila” o “el huizachero”, de acuerdo con trabajadores del Ministerio Público, uno de los más grandes de Jalisco y ubicado sobre la calle 14 de la Zona Industrial de Guadalajara, tenía una mesa, sillas y varios papeles cerca del mencionado edificio, pues se dedicaba a brindar ayuda a quienes tuvieran un problema legal, como reportar extravíos de documentos o algún otro trámite sencillo.

A cambio de eso, el “General Águila”, como le gustaba que le llamaran porque decía que había militado en el Ejército y además aseguraba ser abogado, recibía una retribución económica.

Era común ver al “General” entrar y salir de los diferentes módulos de la Fiscalía, pues preguntaba a agentes del Ministerio Público y a actuarios cómo iban los litigios que él promovía o revisaba a nombre de sus clientes.

La mañana de este miércoles, Luis Homero entró a la agencia sin registrarse en la entrada ni ser interrogado por los vigilantes por el asunto al que venía, pues al ser conocido siempre se metía a las oficinas sin ser molestado o importunado, como sucedería con cualquier persona que acude a cualquier agencia del Ministerio Público.

El hombre ingresó a uno de los módulos, donde al parecer preguntó por cierto proceso legal del que estaba al pendiente y al ser informado que no se había resuelto como él esperaba, se habría enfurecido por el desenlace.

Sin embargo “el huizachero” hizo mutis y salió como si nada de la oficina y al llegar a la recepción, donde se encuentra el módulo de atención temprana de la Fiscalía, que es el lugar donde se orienta a la ciudadanía y se le resuelve ahí mismo su asunto si es algo sencillo, se plantó frente a las cuatro mujeres que se encontraban detrás del mostrador, las trabajadoras sociales Araceli Bautista Rocha, Elizabeth Flores Sánchez y María Verónica García Carmona, así como la agente Laura Castañeda Amaral y sin decirles nada, sacó una pistola de entre sus ropas y abrió fuego en contra de ellas, dándoles a cada una en la cabeza, según dijo la Fiscalía después.

Policías investigadores y guardias armados que se encontraban afuera del Ministerio Público, al escuchar los disparos entraron y uno de ellos abatió a Luis Homero, sin embargo María Verónica ya había fallecido y sus compañeras se encontraban gravemente heridas.

Las sobrevivientes fueron llevadas rápidamente a un hospital del IMSS cercano y más tarde a una clínica privada, donde se reportaron en estado crítico.

El cuerpo de “el general” así como de la trabajadora social quedaron sobre el piso de la fiscalía y más tarde fueron llevados a la morgue, en medio del caos y trastorno que causó el inusual ataque armado en ese lugar.

Admite Fiscal que los guardias estaban distraídos

Más tarde el Fiscal General Eduardo Almaguer no tuvo más remedio que admitir que la agresión a balazos fue resultado del “relajamiento” de las medidas de seguridad que debería haber en esa agencia del Ministerio Público.

Aunque primero dijo que los disparos había sido un “asunto entre particulares” y que no se trató en ningún momento de un ataque a la institución, después reculó al decir que habían sido trabajadoras de la Fiscalía las agredidas, además de que los elementos de seguridad del recinto no hicieron su labor al permitir que “el general” ingresara armado, pues se le encontraron dos pistolas y varios cartuchos entre sus ropas.

Al ser conocido de varios años y en todo ese tiempo no tener ningún antecedente negativo de “el general”, los guardias simplemente dejaron que entrara a las oficinas sin revisarlo sin imaginar que iba armado y dispuesto a abrir fuego contra el personal.

Tanto Almaguer y más tarde el gobernador aseguraron que habría una investigación y sanciones contra los que debieron prever este ataque y no lo hicieron por no aplicar las medidas de seguridad correspondientes.

Loco y obsesionado

Pese a que nunca le notaron algún desvarío al agresor en todos estos años y que también perdió la vida este miércoles, el Fiscal aseguró que Luis Homero Águila tenía episodios psicóticos, “de acuerdo con investigaciones que se han hecho y que han revelado que tenía problemas de conducta personales”, los cuales nunca fueron percibidos por los trabajadores de la Fiscalía pese a haberlo tratado durante años.

También y de acuerdo con registros periodísticos de Guadalajara, “el general” mantenía un litigio de algunos contra un dentista, que presuntamente le provocó una dolencia crónica tras ser intervenido en 2002 por dicho odontólogo.

Desde entonces “el huizachero” había acudido a varias entidades públicas exigiendo acción legal contra el dentista. Fue al Congreso local, Derechos Humanos y a la misma Fiscalía, donde su petición se desechaba o no se encontraba elementos para imputar al cirujano.


Cada vez que recibía una negativa acudía a una nueva dependencia y en más de una ocasión declaró a los medios que el sistema de justicia en Jalisco era ineficiente.
video

You Might Also Like

0 comentarios