Últimas Noticias:
Loading...
,

Inocencia, la sabiduría que Dios nos regaló

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Un niño estaba intentando conseguir una parte en una obra de teatro en la escuela. Su mamá contaba que él había puesto su corazón en ello y ella temía que no fuera elegido.

El día que las partes de la obra fueron repartidas, su mamá estaba en la escuela, El niño salió corriendo con los ojos brillantes, con orgullo y emoción.

¡Adivina qué mamá! -Gritó.

Y luego dijo las palabras que permanecerán como una lección para mí: "He sido elegido para aplaudir y animar". Con los años vamos perdiendo la inocencia, que no es otra cosa que la sabiduría que nos regaló Dios. 


Recordemos decir "Gracias".  

También hemos sido elegidos para compartir con los demás lo que hemos recibido de nuestros padres y así animar a los demás.


Aplaudir y animar es una misión muy importante que muchas veces podemos seguir haciendo como aquél niño inocente.

A veces creemos que lo único importante son las grandes intervenciones en alguna obra, pero la realidad es que todo es importante, hasta lo más humilde y sencillo.

Tanto el que actúa como personaje importante, como el que confecciona los vestuarios, al igual que el encargado de la música y de la iluminación, como el que barre el salón de teatro y el que recibe los boletos de entrada, todos son muy importantes.
En la obra de Dios todos procuremos seguir con amor y así estaremos glorificándolo.


You Might Also Like

0 comentarios