Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Levantan a dos policías en Jalos y los sueltan en Tepa

Share on Google Plus

• Los golpearon durante horas y les preguntaban a qué banda pertenecían

• Finalmente los dejaron libres y los tiraron en la carretera a San José

El jefe de Tránsito y un policía municipal de Jalostotitlán fueron hallados golpeados a un costado de la carretera Tepatitlán-Atotonilco tras haber sido secuestrados por un comando armado. Los oficiales habían sido vistos por última vez el día anterior cuando se encontraban de civiles.

Ricardo Barragán Melchor, director de Tránsito de Jalostotitlán y un policía raso de nombre Juan Miguel Jaimes Muñoz, circulaban a bordo de una camioneta Ford Ecosport por la carretera libre Jalos-Valle de Guadalupe, la mañana del domingo, cuando fueron interceptados a la altura de la comunidad Alto de San Joaquín, por un comando de unos diez hombres armados, quienes viajaban en una Chevrolet Suburban y una camioneta Honda CR-V, los cuales cerraron el paso a los oficiales para obligarlos a detenerse.

Tras conocerse lo ocurrido, oficiales de municipios de la región, así como la Policía Federal y la Fuerza Única, se dieron a la tarea de buscar a los elementos privados de su libertad. El operativo abarcó desde Jalostotitlán hasta Tepa, pues según testigos los sospechosos habían enfilado rumbo al segundo municipio.

Pese a la participación de decenas de elementos buscando a los oficiales, no se pudo dar con ellos.
Al día siguiente, aproximadamente a las 7:30 horas, ambos oficiales fueron localizados a un costado de la carretera estatal Tepa-Atotonilco, en los límites de San José de Gracia y San Francisco de Asís.

Una ambulancia de la Cruz Roja trasladó a los policías hasta un hospital privado de Tepatitlán, resguardados por varias patrullas de la Fuerza Única y de Tepatitlán.

Barragán Melchor y Jaimes Muñoz fueron revisados por personal médico y solo se les encontró golpes en distintas partes de sus cuerpos, aunque se descartó que tuvieran heridas de gravedad.

Los oficiales declararon a un agente del Ministerio Público que tras ser “levantados” fueron llevados hasta una casa ubicada en un cerro, donde durante horas los torturaron con agua y golpes en pies y manos, preguntándoles al mismo tiempo a qué organización criminal pertenecían.

También refirieron que los tuvieron amarrados durante todo ese tiempo y obligados a acostarse en una cama sin colchón, pero al llegar la noche los desataron y los dejaron abandonados en la carretera ya mencionada.

Al día siguiente fueron vistos por el conductor de un autobús, que dio aviso al 066.


Las autoridades investigan lo ocurrido y de acuerdo con fuentes allegadas, Ricardo Barragán y Juan Miguel Jaimes habían pertenecido anteriormente a la Policía Federal, de donde se dieron de baja para irse a radicar a Jalos, donde se desempeñan como elementos municipales.

You Might Also Like

0 comentarios