Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Ya la amamos

Share on Google Plus



Hillary o Trump; los mexicanos nos imaginamos que con la primera nos iría muy bien y con el segundo muy mal, cuando uno de ellos llegue a la presidencia de Estados Unidos. Con el Republicano es casi seguro que la relación entre ambos países no sea muy cordial que digamos, pero ¿por qué pensamos que con la Demócrata será una maravilla el trato? No tenemos ningún indicio para que pudiera ser así.

Donald Trump se ha cansado de decirnos que los mexicanos somos rateros, transas, violadores y no sé cuánto, que construirá un muro, el cual pagaríamos nosotros, para que ya no nos podamos brincar a Estados Unidos y que las empresas gringas que estén enriqueciendo a México (ja ja ja ja) como la Ford, deberán regresarse para que beneficien a la gente del país norteño o de plano se olviden de querer vender hacer negocios en tierras estadounidenses.

No solo lo ha dicho allá, también dijo acá cuando vino a México a reunirse con el presidente Peña Nieto, que el muro sí se va a construir, con dinero mexicano y que sigamos soñando que no daremos ni un centavo.

Por eso el republicano es tan odiado aquí.

De Hillary, la simpatía que le tienen muchos compatriotas es gratuita, inmerecida e infundada. Los únicos guiños de la demócrata a los mexicanos es haber dicho en dos o tres ocasiones, hace unos años, no ahora, ni hace unas semanas o unos meses, es que Estados Unidos debía implementar una política migratoria más justa o algo así, algo que por cierto que el actual presidente Obama y correligionario de Clinton, poco o nada de eso hizo en estos casi ocho años que lleva de gobierno.

Nada más y cuando fue invitada a México, Hillary dijo que no, que para otra ocasión mejor. La única oportunidad real que hubo de que la candidata mostrara su simpatía a México, se desaprovechó porque así lo quiso ella, no le interesó. Y dicen que en la política nada es casualidad.

Sin embargo Clinton ya es amada por muchos mexicanos, que si pudieran votarían por ella para hacerla ganar.

Pero bueno, la verdad es que no hay de qué alarmarse, con cualquiera de los dos que gane las elecciones de EEUU, a México no le iría ni mejor ni peor de lo que le va ahora. Trump no sería tan tonto como para destruir una relación comercial con México que les ha generado muchas ganancias económicas y dando trabajo a millones de gringos, más de los que se hayan podido perder cuando una empresa gringa decidió trasladar su producción a otro país.

Y con Hillary pues si gana, verá solamente para ella, su partido y su país, no para México. Si a los gringos le conviene tal o cual cosa, la eventual presidente lo llevaría a cabo sin pensar y menos consultar si nos va a beneficiar o perjudicar a los mexicanos, lo mismo que haría Donald.

Los mexicanos dependemos ciertamente de lo que hagan los gobiernos gringos y si nuestro gobierno con Peña Nieto o con el que esté a partir de 2018, no se preocupa por nosotros, pues menos lo va a hacer el mandatario de Estados Unidos.

You Might Also Like

0 comentarios