Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Camino equivocado

Share on Google Plus


No llevo bien la cuenta y tampoco es que asista a todas las sesiones de cabildo de este ayuntamiento, pero sin temor a equivocarme, en las que he estado presente no ha habido ninguna en donde no se autorice dinero o apoyo en especie para alguna persona o institución que supuestamente lo necesita.

Es curioso, no solo hubo un paquete de recursos aprobados a principios de año para apoyar económicamente a no sé cuántas instituciones de asistencia social del municipio, que porque todos los años se les apoyaba y simplemente este ayuntamiento no podía quedar mal con los compromisos que ya habían hecho con dichas instituciones.

Muy seguido la comisión de Asistencia Social pide a al cabildo, que se apruebe una ayudita para tal organización, que para la renta de un inmueble, que para la gasolina, que para un viaje, que para esto o el otro, porque dicha organización es altruista y ayuda a no sé cuántos habitantes en no sé cuántas cosas…

Y si no es para organizaciones, entonces es para alguien que tiene un familiar enfermo o que acaba de fallecer, que para la viuda de un trabajador municipal, que no tienen dinero para hacerle frente a la enfermedad o el sepelio.

Y a lo mejor las cantidades obsequiadas por el ayuntamiento con nuestro dinero a organizaciones o personas que vaya a usted a saber si realmente lo usan en lo que le dijeron a las autoridades o no, éstas ya cumplieron con ayudar, aunque no haya sido de su bolsillo, sino de recursos de todo el pueblo que bien pudieron usarse en otra cosa también de provecho y necesaria y que hubiera beneficiado más gente con algo más palpable.

Este miércoles que pasó, fue la misma historia; por ahí el regidor Alejandro González alegó que no se puede estar ayudando a todo el mundo, que “la cobija por más que la estiren no alcanza para todo el mundo” y llegará el momento en que será imposible asistir a todo aquel que lo pida, sin dejar de lado que todo mundo se está malacostumbrando a recibir algo del ayuntamiento.

El alcalde respondió que todas esas personas o instituciones realmente están necesitadas, luego se sometió a voto el enésimo apoyo municipal al prójimo, con el voto unánime de todos los regidores, incluido Alejandro que momentos antes había objetado.

Pues bueno, eso de apoyar a todo el mundo y lo de la cobija que tarde o temprano quedará chica o bien se romperá, tiene un nombre y muy feo por cierto: populismo.

Es la tentación que tiene cualquier gobernante, a veces motivado por la buena intención y la buena fe, como el caso del doctor Hugo, que cualquier cosa que le plantee la comisión de Asistencia Social, dirá que sí, pues confía también de buena fe en lo que dicha comisión y su titular le proponen.

En otros gobernantes es motivado por el afán de conseguir el aplauso, la aprobación y el voto fácil, como lo hizo López Obrador cuando gobernó la Ciudad de México y como lo pretende hacer con todo el país si llega a la presidencia.

En el ayuntamiento hay ediles con la suficiente visión y capacidad y es de suponerse que se darán cuenta a tiempo y buscarán alguna manera de parar con tanto dispendio en caridad antes de que sea muy tarde y el asistencialismo municipal se convierta en un monstruo insaciable que lleve a la ruina al ayuntamiento.

You Might Also Like

0 comentarios