Últimas Noticias:
Loading...
, ,

La justicia a Caballo

Share on Google Plus


• Un criminal, presidente del Supremo Tribunal de Jalisco

• ¿Y dónde estaban los súper héroes del PAN y del PRD?

   Lo de Vega Pámanes no tiene madre. Ni tantita. Ni una brizna de poca p… madre. Según los registros de prensa de cuando era joven, es un ladrón, asaltante, asesino… y aun así es actualmente el más alto funcionario encargado de impartir justicia en Jalisco. Nada menos que el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

   Ni el asunto ni Él tienen una poca de madre, si es que a estas horas del sábado 29 en que esté usted leyendo esto, aún no deja el cargo. Ya se lo pidieron los otros dos poderes del Estado, están en proceso o solicitados varios juicios políticos en su contra por parte de los diputados de Jalisco, y el gobernador Aristóteles Sandoval ya le sugirió -en forma diplomática por supuesto- que debería de irse mucho al carajo. Si no renunció ayer viernes (estoy escribiendo la tarde del jueves) el señor Luis Carlos Vega Pámanes es el tipo más descarado del mundo de que tenga yo noticia.

   Mire usted lo que decían de Él las noticias hace un par de días: “En 1984 fue detenido por robar un auto, matar a una persona y resistir a la policía su captura, según reportes periodísticos de ese entonces. Hace 30 años, Vega Pámanes, entonces estudiante, robó un carro con el que mató a una persona por atropellamiento y resistió a balazos el arresto. Ya detenido, confesó varios asaltos a transeúntes, según consta en las notas periodísticas”.

   “La nota de El Informador fue titulada: "Provocaron fatal accidente con un auto que habían robado”. El 6 de junio de 1984, Vega Pámanes, entonces de 20 años, apodado "El Caballo", y Gustavo Gómez, "El Avo", agredieron a golpes a dos            estudiantes en una vocacional ubicada en Calzada Tlaquepaque, en Guadalajara, y les robaron sus pertenencias”.

   “Después, en el estacionamiento de la Facultad de Químicas de la Universidad de Guadalajara, despojaron de su auto VW, placas JVZ 287, a José Alberto Ramírez, a quien amagaron con un revólver calibre .32”.

   “Mientras se daban a la fuga por la colonia Atlas, arrollaron a dos mujeres, una de las cuales resultó muerta y la otra con heridas de gravedad. Para evitar ser detenidos, les dispararon a los policías judiciales, sin embargo fueron remitidos a los separos de la Judicial, donde les decomisaron 11 mil pesos, tres relojes y dos anillos, producto de varios asaltos”.

   Jamás debió ser ni siquiera juez, menos magistrado, y mucho menos presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco, era un delincuente, y es de todos sabido que perro que da en tragar huevo, aunque le quemen el hocico, se lo sigue tragando el resto de su vida. Se supo de su pasado criminal porque hace tres meses Vega Pámanes, como presidente del Tribunal, solicitó el 29 de julio al jefe de la policía de Guadalajara, Salvador Caro, liberar a dos presuntos delincuentes (sus amigos, perro que da en tragar huevo…) detenidos con armas de fuego e investigados por robo y asalto.

   Otra nota del jueves decía que el gobernador Aristóteles Sandoval le sugirió al funcionario delincuente que dejara el cargo. “Luego de que se dieran a conocer los antecedentes delictivos del presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco, Luis Carlos Vega Pámanes, a través de su cuenta de Twitter el gobernador del Estado exhortó al funcionario judicial a separarse de su cargo. Todos los funcionarios públicos -dijo-, en especial quienes están al frente de algún Poder, están sujetos al mandato de la ley. La Ley es clara: los magistrados deben contar con buena reputación y no debe pesar sobre ellos antecedente penal alguno”.

   “En un tercer twit, el Gobernador pidió a Vega Pámanes separarse de su cargo como titular del Poder Judicial de Jalisco: “Si titular de @supremotribjal no puede solventar lo que manda la ley, por el bien de instituciones y de Jalisco, debe separarse de su cargo”, expresó.

   Hay cuatro juicios políticos en su contra. El mismo jueves se presentó ante la Oficialía de Partes del Congreso del Estado la cuarta solicitud de juicio en contra de Luis Carlos Vega Pámanes, ésta por parte del ciudadano Juan Manuel Lepe González, quien pertenece al Colegio de Abogados Libres de Jalisco. Dijo que dicha demanda la presentó por los antecedentes criminales que fueron publicados el miércoles; por la petición que Vega Pámanes hizo al comisario de Seguridad de Guadalajara para la liberación de dos sujetos que portaban armas de fuego; y por la autorización de la concesión del estacionamiento del Poder Judicial. Lepe González señaló que estas acusaciones lastiman la imagen de los abogados que pretenden impartir justicia en el Estado.

   “A nosotros como abogados nos impacta y nos afecta demasiado como litigantes que se tenga a un indigno representante del Poder Judicial, porque la gente no tiene confianza en nuestras actuaciones, porque si el representante del Supremo Tribunal de Justicia no lo es, nosotros tampoco”.

   Señaló que los abogados que respaldaron la solicitud de juicio político, también acudirán con los magistrados del Poder Judicial para solicitar que Vega Pámanes pida licencia por el tiempo que le resta al frente de la presidencia del STJ.

   El funcionario debería de concluir su periodo como presidente en diciembre de este año. No obstante, en agosto de 2014 la LX Legislatura aprobó ratificar a Vega Pámanes para un segundo periodo de 10 años.

   Según dio a conocer El Informador en nota de Fabiola Hernández, a las 13:00 horas del jueves el regidor por el Partido Movimiento Ciudadano, Marco Valerio presentaría otra solicitud de juicio político en contra de Vega Pámanes, y posteriormente presentaría una queja ante el Consejo de la Judicatura.

   En días pasados se dio conocer un audio en donde el Magistrado Presidente le pide al comisario de la policía de Guadalajara, Salvador Caro, que interceda a favor de dos personas detenidas afuera de un banco con armas de fuego. Por este motivo, por el delito de tráfico de influencias, ya había dos solicitudes de juicio político para que se le separe del cargo y se proceda contra los posibles ilícitos y omisiones en los que incurrió. El miércoles huyó de la prensa cuando se le quiso preguntar sobre el caso, argumentando que ya no hablaría más, informó Elizabeth Mondragón en El Informador.

   La pregunta es quién lo nombró, primero juez, con esos antecedentes; luego magistrado, y finalmente Presidente del Supremo Tribunal de Justicia. ¿No sabían de su historia criminal? ¡Que no mamen! Si fueron los priistas los que le permitieron iniciar una carrera judicial sabiendo que era un delincuente, se entiende, porque es fama pública la corrupción y la complicidad de este partido con el crimen organizado (que fue sin duda el que lo colocó ahí); pero después de los priistas vinieron los panistas y ¿qué hicieron al respecto?, nada, lo dejaron seguir y ascender hasta donde se encuentra ahora, porque cuando llegó a la presidencia del Supremo Tribunal gobernaba el Estado Emilio González, del PAN, y había diputados panistas y perredistas. ¿Dónde estaban los súper héroes blanquiazules, dónde las huestes de Raúl Padilla, que se dedican según ellos a luchar por el bien común y por la revolución democrática?, ¿el bien común y la democracia no incluyen a la justicia? Son cómplices todos, tan corruptos y aliados de criminales los unos como los otros.

   La justicia en Jalisco en manos de un delincuente, ladrón, asaltante y asesino. ¡Uf! Ahí la llevas mexiquito, twiteó @Donvix.


   Parece que de última hora el malandro magistrado presidente solicitó licencia para separarse del cargo la noche del jueves. De delincuente a magistrado, cabeceó la revista Proceso. Qué tal ahora de magistrado a presidiario…

You Might Also Like

0 comentarios