Últimas Noticias:
Loading...
,

La unión hace la fuerza

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Un día, en un bosque muy visitado, se desató un incendio. Todos huyeron, llenos de miedo. Quedaron solamente un ciego y un cojo. Asustado por el fuego, el hombre ciego se dirigía, sin saberlo, directamente hacia el bosque en llamas. ¨No vayas allá – le gritó el cojo – acabarás en el fuego¨. ¨¿ Hacia dónde entonces ?¨. ¨Yo puedo indicarte el camino¨, contestó el cojo, pero no puedo caminar. Si tú me tomas sobre tus hombros, podríamos huir de aquí y salvarnos los dos¨. 

El ciego siguió el consejo del cojo; lo tomó sobre sus hombros y se dejó guiar por él que veía muy bien. 

Esto es lo que significa la comparación que San Pablo hace del ¨Cuerpo místico¨ de Jesucristo. Somos miembros los unos de los otros y los carismas se distribuyen siempre para el bien de todos. Nadie recibe un don sólo para sí sino para utilidad de los demás. Si supiéramos juntar nuestras experiencias, nuestras capacidades y colaborar juntos para una tarea común, podríamos resolver tantos y tantos problemas que no pueden resolverse sin la unidad y el servicio recíprocos.

En la vida frecuentemente nos vamos encontrando problemas que muchas veces no las podemos resolver por falta de unión.

En cambio cuando nos unimos y juntos nos proponemos resolverlos, casi siempre logramos el éxito, pues como dic el dicho “la unión hace la fuerza”.


Recuerdo que cuando estuve de señor cura en un pueblo, no tenían los muchachos dónde hacer deporte y dónde presentar sus obras de teatro y con la cooperación de todos logramos construir un parque deportivo que lleva por nombre “Parque San Juan Bosco” y un centro cultural que se llama “Auditorio Juan Pablo II”.

You Might Also Like

0 comentarios