Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Dijeron que a todas

Share on Google Plus


 Pocas veces los reporteros hacemos diferenciación de los empleados del gobierno, cuando señalamos los yerros de las administraciones en la atención de las necesidades del pueblo.

 Hoy, por los temas que se abordan en la más reciente semana en Tepatitlán, es pertinente –espero sea oportuna- la marca que haremos sobre los dos tipos de funcionarios que nos encontramos en la gorda, fea e inoperante burocracia municipal.

 Tras conocer que los regidores aprobaron gastar medio millón de pesos para su fiesta navideña, las críticas se vinieron en cascada; acusando de todo a los burócratas. La fiesta debió llevarse a cabo este viernes. Si no falló nada, todos los asistentes salieron felices, algunos hasta con regalos. ¡Bien por ellos!

 En el transcurso de la semana, algunos funcionarios con alto rango de nómina, anunciaron que hicieron “vaquita”, con donaciones “voluntarias” de los empleados de los diferentes departamentos para comprar o armar tres piñatas por cada área, lo que habría provocado juntar hasta 450 figuras, con sus respectivas colecciones. Las piñatas serían ofrecidas en una comilona la tarde de este sábado 17 de diciembre.

 Aunque las dos fiestas tienen propósitos diferentes, el común denominador en ambas son los empleados del Ayuntamiento. Aquellos que son cuestionados, por hacer o por no hacer. Por gastar o por cooperar.

 Esta columna, va dirigida hoy a aquellas y aquellos que laboran, sí, que trabajan y desquitan su sueldo, sin importar si son allegados al Jefe o a la Jefa. A todos aquellos que de lunes a viernes sudan o se esfuerzan por hacer de la mejor manera su trabajo y que buscan, de todas las formas posibles, resolver las dudas, los trámites o las necesidades de la gente para la que trabajan.

 Para los empleados, ellas o ellos, que no distinguen a nadie por sus preferencias, militancias, códigos postales, apellidos, grados académicos ni calendarios electorales. Esos que se diferencian por su empeño, por sus resultados. Los que con o sin reloj checador, están a tiempo por las mañanas y no les importa salir un poco después de las 4. Aquellos a quienes no les apantallan los rangos sociales ni las posiciones partidistas. A esos que no requieren del café, ni del desayuno, del regalo o la felicitación pública para acelerar los trámites, cumplir con las normas y hacer que las leyes se cumplan.

 A todos ellos, gracias por hacer que funcione el gobierno. Por aguantar vara de los comentarios que se emiten contra los gobiernos, de los cuales forman parte y que, nada pueden hacer ante la mala fama generada por gente que dice llegar al poder para servir a la gente y terminan sirviéndose de la gente y creando pésima imagen de la política y de la burocracia.

 A ti, que sabes lo que haces y lo que representa tu trabajo, queremos darte las gracias. Porque es cierto que hay gandallas, corruptos, tranzas, oportunistas, ventajosos, ratas, en el gobierno. Tú lo sabes y lo sabemos muchos. Pero hoy, a ti, que eres honesto, que eres trabajadora, que te empeñas en dar lo mejor de ti y llevar a tu casa el sustento, de forma digna, como en cualquier otra chamba. A ti, va dedicada esta columna, esta aportación semanal.

 A ti que esta semana te llegó tu aguinaldo, tu posada y tus prerrogativas. A ti, gracias. Esperamos que sigas haciendo lo correcto.

 Gracias al funcionario anónimo que hace su chamba a cabalidad para que otras y otros la presuman como sus logros personales, como sus metas políticas.

 Gracias y que, esta semana en que descienden las actividades laborales, por obvias razones, disfrutes de tu tiempo y tus ingresos en compañía de tu familia y de tus seres queridos.


 Esta va para la gente honesta y honrada que labora en el gobierno. A la que a veces le toca el señalamiento genérico y público de las malas administraciones y que, nada pueden hacer, porque su chamba es obedecer indicaciones. Va por esas personas… y dijeron a todas.

You Might Also Like

0 comentarios