Últimas Noticias:
Loading...
,

No recortes tu cruz

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Un hombre caminaba por la vida cargando su cruz sobre sus hombros. Alguien le dijo: ¨Pero ¿Por qué no le cortas un poco los extremos así la carga se te hace más liviana?¨ 

El creyó que ésa era una buena idea para evitar tanto esfuerzo y le hizo caso. 

Otro le dijo: “amigo no le has quitado casi nada. Córtale las puntas un poco más. Estás arrastrando una cruz demasiado pesada pudiendo sacrificarte menos para llevarla”. 

Y le cortó los extremos de la cruz. Y así continuó su camino mucho más cómodo. 

Luego uno más le insistió: ¨Vamos... Córtale más todavía. Mientras más chica sea la cruz menos va a costarle llevarla”. 

Entonces él volvió a cortarle los extremos hasta que pudo cargarla con una sola mano. Siguió caminando y a medida que avanzaba, pudo divisar una gran luz blanca al final del camino. Cuando llegó a este punto estaba Dios aguardándolo. 

“-Bienvenido Hijo al Paraíso” -le dijo el Señor. 

¨-Pero Dios... ¿Dónde está la puerta que no la veo? -preguntó el hombre.

Y el Señor le señaló una puerta en lo alto y le dijo: ¨Es aquella que está allá en las alturas. ¿La ves ahora? Bueno, para entrar sólo debes abrirla”. 

Evidentemente abrir la puerta no era el inconveniente, pero sí lo era alcanzarla. 

¨-Pero Señor ¿cómo hago para subir tan alto? -volvió a preguntar.

¨-Para eso tienes la cruz. Debes apoyarla sobre esta pared y escalarla hasta la puerta. Esta cruz que has estado cargando durante toda tu vida tiene la medida exacta para que llegues a la Puerta del Cielo. De otra forma es imposible¨ -Explicó Dios.

“-Pero Señor... Es que mi cruz ya no tiene ese tamaño”.

Muchas veces, por ignorancia queremos recortar nuestro esfuerzo, nuestra generosidad, nuestro espíritu de sacrificios  y buscamos las cosas más cómodas, más fáciles, pero lo único que conseguimos es que llevamos una vida muy mediocre y de esa manera no podremos conseguir la vida eterna.


Dios nos invita para que libremente llevemos una vida de más esfuerzo y generosidad.

You Might Also Like

0 comentarios