Últimas Noticias:
Loading...
,

Somos los brazos de Jesús

Share on Google Plus


Por el padre Miguel Ángel
padre.miguel.angel@hotmail.com

Durante la guerra civil en España, una bomba destruyó una iglesia. El crucifijo quedó mutilado de los dos brazos. 
Al concluir la guerra, los obreros que reconstruyeron aquel templo, repusieron la estatua del crucifijo en su lugar pero no quisieron pegarle los dos brazos rotos; dejaron el crucifijo mutilado. En cambio, al pie de la cruz grabaron esta inscripción: "Jesús, queremos ser tus brazos".

Dios no interviene directamente a resolver nuestros problemas; quiere servirse de nosotros que somos sus brazos, sus manos y su corazón, para que el mundo crea que Dios nos ama. Cristo, que durante toda su vida fue un servidor de Dios, de la gloria de Dios y de la salvación integral del hombre, una vez resucitado no abandona su papel de servidor, sino que más bien completa ese servicio, lo planifica, lo perfecciona, mostrando cómo el camino del fracaso, sino es el camino del amor infinito que lleva hacia la gloria infinita y a la victoria infinita y nos llama a colaborar con el esta noble tarea de evangelización y de hacer presente el amor del Padre entre nuestros hermanos.  

Ojalá que deveras todos nos propongamos ser los brazos, los pies y el corazón de Jesucristo. El quiere valerse de nuestro empeño y buena voluntad para lograr tantas cosas buenas, que podría, sin duda, realizar perfectamente sin nuestra cooperación haciéndolos muchos mejores, sin embargo en sus planes misterios de salvación quiere nuestra ayuda.

Tú y yo podemos cooperar con Jesucristo llevando a tantas personas palabras de consuelo, sonrisas sanadoras, ayuda generosa, pues como dice el Papa Francisco: Hay que saber utilizar la cariñoterapia para que muchas gentes curen sus heridas del alma a través de nuestro cariño bondadoso que les brindemos.

You Might Also Like

0 comentarios