Últimas Noticias:
Loading...
, ,

UdeG, la fábrica de comunistas… de tres pesos

Share on Google Plus


Extraño fue para mí ver tantas muestras en Facebook (donde todo mundo es valiente, guapo, justiciero, famoso, aclamado, estimado y lo que es negativo se arregla con una frase hueca) de supuesto dolor por la muerte de Fidel Castro, desde kilométricas disertaciones apócrifas y copiadas de alguna página web, hasta los supuestos logros que ha habido en Cuba desde hace medio siglo gracias a Fidel o hasta un “hasta siempre comandante”.

Ahí me di cuenta de que el panista Norberto Venegas y el priista Alejandro González no solo tienen en común ser regidores del actual ayuntamiento, sino que ambos están más que conmovidos por la muerte de su comandante, pese a que ninguno de los dos en la práctica observa los preceptos de la dictadura comunista de Cuba, legado de Fidel.

Y así muchos más.

Extraño que en Tepa haya muchos castristas o fidelistas, como se les quiera llamar, que lamentaron la muerte del cubano, por lo menos de dientes para fuera. En este municipio donde mucha gente ha hecho fortuna en base al trabajo y al buen tino para los negocios, es raro ver a alguien identificado con las políticas socialistas del extinto Castro.

Hay sí, gente de Tepa muy identificada con la izquierda, que naturalmente sintió el deceso del dictador, pero un priista acostumbrado a rozarse con los aristócratas locales que militan en su partido y que lo ayudaron a ser presidente del mismo y luego candidato a alcalde, o un panista que tuvo o tiene de compañeros a aquellos que todavía organizan procesiones religiosas, venden boletos de rifas para seguir construyendo iglesias o incluso se opusieron públicamente al gobierno de Castro en alguna ocasión, pues sí que es muy raro, pero cada quien es dueño de su conciencia y libre de pensar y apoya lo que le venga en gana.

Eso me llevó a preguntarme de dónde les venía lo castristas a estos regidores y a muchos más que ahora rondan los 30 o 40 años de edad y que se lamentaron en el Face por la pérdida del cubano.

Y entonces me acordé de hace unos 20 años, cuando la UdeG todavía era jacobina y algo socialista y entonces varios de nosotros estábamos en sus aulas.

Recordar a maestros y directores de cualquier plantel universitario de las bondades del socialismo y para muestra -casi la única que había en ese entonces en América- Cuba, con sus primeros lugares en educación, salud y no sé qué más.

Y cómo no olvidar las sugerencias de esos maestros y directores de escoger como padrino de generación al mismo Fidel Castro, quien desde la isla estaría contento de tal distinción y enviaría a través de un emisario unas palabras de agradecimiento a sus ahijados y una disertación sobre la revolución cubana que había convertido a aquel país en el paraíso.

Y los viajes a Cuba de alumnos de la Prepa Tepa, a dizque a hacer obras de teatro en La Habana y mostrar al tío Fidel el talento de la juventud tepatitlense.

A nadie le importó entonces el atraso cubano en aspectos que no fueran salud o educación, las persecuciones a la gente que contradijera al socialismo o la desesperación de aquellos que huían a Estados Unidos o a México en improvisadas balsas, que muchas de ellas terminaban haciendo agua y matando a sus pasajeros.


Y no les importa ahora tampoco o nunca supieron, solo están dolidos por la muerte de su comandante, aquel que la UdeG les vendió como el prócer de todo un continente.

You Might Also Like

0 comentarios