Últimas Noticias:
Loading...
, ,

El miedo a la sociedad

Share on Google Plus


En diferentes espacios, varios actores políticos defienden la participación de la sociedad. Incluso se atreven a plantearse como verdaderos representantes populares, oidores de la voz del pueblo, agentes de la sociedad.

 Sin embargo, cuando los políticos –al margen de la denominación- llegan al poder, se olvidan de esos postulados y buscan las más amplias argucias y artimañas para cerrar la puerta a la participación ciudadana en la toma de las decisiones.

  Cada administración, al margen de su “ideología”, presume adherirse a la población a través de “Consejos”; la realidad son espacios para representantes de barrios, colonias u organismos afines a cada Ayuntamiento. Son escasas, muy raras, las posiciones en las estructuras del gobierno que son verdaderas representaciones ciudadanas, sin fines de lucro o sin intereses particulares.

 Ni en el deporte, ni en la cultura, ni en la educación, ni en las compras, ni en las fiestas. En nada hay espacios para la representación popular.

  Así sean del PRI, del PAN, del PMC, el común denominador en el ejercicio del poder es que no se comparte, con nadie; en ningún escenario, por ningún motivo. Los alcaldes y los regidores son los “mandamases”; los directores o jefes de departamentos son agentes temporales del poder, tampoco ellos comparten, ni la información, ni las oportunidades, ni los beneficios. Esos contenidos se convierten en “privados”, casi secretos.

 Cuando los políticos o funcionarios de nuestra región se atrevan a involucrar a la sociedad en la toma de decisiones, encontrarán, sin duda, una veta extraordinaria de poder, del verdadero, del que se aplaude, del que se recuerda. 

 Cuando la gente del poder civil involucra a su pueblo en la toma de decisiones, se equivoca menos, se desgasta poco. Pero no se entiende, no se acepta.

 A ver si algún día, no muy lejano, los ciudadanos optamos por votar a políticos sensibles, capaces de “ceder” sus espacios y “compartirlos” con el pueblo.

 La democracia sirve para elegir, de entre muchos, a unos; pero la Democracia, se construye con muchos, entre más, mejor.

You Might Also Like

0 comentarios