Últimas Noticias:
Loading...
, ,

No somos los únicos

Share on Google Plus


No sé si así sea con todos los países, pero los mexicanos nos sentimos únicos en todo o lo mero máximo: los más divertidos, albureros, felices; los que nos pasan las peores tragedias, los que tenemos el peor gobierno del mundo, el más corrupto y que no lo merecemos y por eso lo criticamos, aunque seamos iguales o peores sus habitantes.

Nos sentimos los más ingeniosos, pícaros, galanes y sensuales, pero también a los que nos caen las peores tragedias -creemos que porque mataron al narquillo de la esquina vivimos un infierno mil veces peor que el de Siria y por eso merecemos toda la compasión e indignación posible-.

Sentimos que como México no hay dos, ni siquiera algo parecido en todo el universo, que podríamos ser la mejor raza del mundo pero el injusto mundo y la vida no lo han permitido. Y creemos que tenemos las mejores maravillas del mundo, la mejor comida y todo lo mejor de todo y que por eso el resto de las 7,000 millones que viven en este planeta nos tienen envidia y coraje.

Y ahora con Donald Trump también sentimos que sólo se ensaña con nosotros por ser mexicanos y que de todos los países del mundo, a México le tocó la peor parte de las majaderías del nuevo presidente gringo, tan sólo por ser México nuestro país.

Y para el presidente gringo más patán de los últimos años, para nuestra desgracia lo tiene que enfrentar el presidente más pendejo que hemos tenido también en los últimos años, según lo ven o lo quieren ver varios compatriotas.

En parte en esto último tienen razón los que piensan así y como nos gusta hacernos la víctima fácil no nos hemos dado cuenta que el Trompas tiene para todos, no sólo para México y que su relación con otros países podría ser incluso peor que con la nuestra.

Trump quisiera hacer muchas cosas con México, qué más le gustaría llegar al país y arrasar con todo a su gusto, modificar las leyes y tratos en común que hay entre su país y el nuestro, pero no ha podido… hasta ahora.

No ha podido por dos razones, una es porque pese a nuestros políticos limitados, no han cooperado como el gringo hubiera querido, quien pensó que asustándolos dirían que sí a todo lo que dijera así fueran los mayores escarnios ocurridos, pero no.

La otra es porque si nos quejamos de nuestra clase política mexicana, Donald Trump tiene aún menos seso de estadista; no se puede manejar un país y menos si es el más poderoso del mundo a base de ocurrencias, manotazos y amenazas, peores que las de Hugo Chávez en sus tiempos.

Trump ha demostrado poco tacto, casi nada de imaginación y mucho menos inteligencia; le está causando dolores de cabeza a su gabinete, el cual tiene que salir a matizar, aclarar, “precisar”, suavizar o de plano corregir cada pendejada que dice el patrón.

Así el presidente gringo va a lograr muy poco de lo que prometió y lo que llegue a cumplir verá que será contraproducente, como aquello de que el muro lo pagarán las importaciones mexicanas mediante impuestos, ciertamente muchos paisanos marcharían cada vez que compren una lata de chiles La Costeña en Estados Unidos, pero también lo harán varios gabachos que no puedan renunciar a una cerveza Corona bien fría o al guacamole. ¿Se quedarán callados con estas absurdas tasas?

Y volviendo a lo del principio, no nos sintamos especiales, Trump tiene para todos e incluso más. A Peña Nieto le gritó y lo amenazó con mandarnos a su ejército a combatir el narco (que sería bueno, nuestros policías no pueden y nuestros soldados ya se cansaron de esa chamba), pero con otros presidentes el despotismo y la impaciencia han sido peores, como con el de Australia, al que de plano dejó hablando solo por teléfono de la desesperación que le causó.

Y ahí sí no hubo matiz ni nada, Trump dijo que maltratará por teléfono a quien le dé la gana, pues no le importa, solo le interesa según él que nadie se siga aprovechando de Estados Unidos, como si los gringos nunca jamás hubieran hecho lo mismo con otros…

You Might Also Like

0 comentarios