Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Aquí no pasa nada

Share on Google Plus



Nos hemos acostumbrado a la hipocresía… o a la diplomacia del discurso.

 Casi todos en Tepatitlán, sabemos que desde hace muchos años, “las cosas” no están bien en nuestra ciudad, pero optamos por callar, por disimular o por tapar la realidad en la que vivimos.

 Hace unos tres años, la noche de aquel Octubre cuando se desató una bestial balacera en la colonia Jardines de Oriente, en entrevista televisiva con el reportero Basilio Gutiérrez, de Cable Noticias Tepa, el entonces alcalde soltó una frase –intentando explicar lo que ocurría en esos momentos- que se hizo famosa: “aquí no pasa nada”.

 Y con esa frase responde la autoridad, responden los mandos policíacos, respondemos los padres de familia, los profes, los alumnos, los líderes de opinión, los empresarios, los comerciantes, las amas de casa: “aquí no pasa nada”. Aunque esté pasando de todo.

 Esa es la respuesta en automático, de cualquier tepatitlense, ante los hechos que nos duelen, pero que nadie toma en serio: Levantones, golpeados, balaceras, distribución de drogas, prostitución, borracheras, certámenes, arrancones callejeros nocturnos, violencia intrafamiliar, abandono de hogar, pedofilia, conducir motos sin casco, rebasar por la izquierda, incendiar lotes baldíos, abandonar perros en la calle, estacionarse en doble fila, vender autos en las calles y una lista interminable de actos indebidos, irresponsables o hasta criminales.

 Nos quejamos de los excesos en los vicios, pero en las reuniones no falta el alcohol.

Hacemos marchas por la vida, pero matamos con la lengua o con el “face” a nuestro prójimo.

 Convivimos, aceptamos y aplaudimos la vida de derroches, pero repudiamos que el gobierno no aplaque a los malandrines.

Pedimos a las autoridades que apliquen la ley, pero se organizan marchas contra la presencia de los militares en nuestras calles y los “buenos” nos quedamos callados. 

 Nuestro silencio cómplice, nuestra convivencia convenenciera, nuestro doble discurso está siendo el cáncer que devora a nuestra comunidad.

 “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra…” sentenció el Mesías hace veinte Siglos; hoy está más que vigente ese reto.

 ¿Hasta cuándo seguiremos con la lapidaria frase del: “aquí no pasa nada”?

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Ah claro en tepa pasa de todo siempre y nadien hace nada es el miedo el pan de cada dia o acaso es el no me importa o el famoso me vale oh el mientras no me pase ami que importa esta bien es normal oh es la modernidad pues no esto es que somos solapadores y estos actos que enfernan mas y mas a esta socieda que se ah podrido lla y si hablemos delos empleados publicos que son corructos pero no hacemos nada para pararlos ah estos si queremos el cambio debemos de empesar por nosotros mismos una socieda sana enpiesa con la verda de dios tener temor conoser la ley de dios depues conocer la constitucion tus derechos y tu obligaciones pero tristemente nada de eso se ensena en la escula o en la iglesia por esto esta la socieda podrida por falta dela verdad a esta socieda le sobro la tecnologia pero le falto dios y conosimiento por eso se pierde la socieda por falta de sabiduria asi es esto un mundo plagado de satanicos poque no conocen a dios y mucho menos su justicia esto es biblico dice mi pueblose pierde por falta de sabiduria esta pasando esto ya claro que si algo en que reflecionar esto es profetico si

    ResponderEliminar