Últimas Noticias:
Loading...
, ,

El peso de una jarana

Share on Google Plus


Las posiciones políticas son atractivas y, para algunos, harto rentables. Tanto, que de la política se puede vivir. Y hay quien vive de la política, y hay quien vive muy bien de ella.

 Luego de llegar al poder en Tepatitlán como una alternativa para romper el bipartidismo, el Partido Movimiento Ciudadano se ofreció como un partido moderno, cercano a la gente, diferente.

 Al paso de los meses, ese partido no ha podido marcar diferencia con el resto de las agrupaciones de políticos.

 La prueba de fuego de este organismo ha tenido su punto más álgido durante las dos últimas semanas. Pues ante una decisión administrativa del alcalde Hugo Bravo, vía su Oficial Mayor, José Juan Navarro, de entregar uniformes a personal administrativo (secretarias principalmente), el líder del MC, Enrique Vargas vio la oportunidad de “pegarle” al Oficial Mayor, pidiendo que se le investigase y, tal vez, que le pidieran su renuncia.

 El pretexto fueron los uniformes; de fondo hay otros temas que no quedan claros. Tal vez sea la exigencia del Oficial Mayor hacia Vargas Soto para que deje en claro qué hace y a quién le reporta como funcionario público. Exigencia que le plantearon al Administrador del Gobierno por gente que, vía transparencia, pide cuentas de la labor de Vargas Soto.

 En lugar de responder a la petición de transparencia, Vargas Soto habría optado por enfrentar al Oficial Mayor. Fue pues, un tema de quincenas, no de uniformes, lo que provocó la confrontación mediática.

 Enrique Vargas habría denunciado “presuntas chuecuras” en la administración en la que él mismo labora. Quiso hacer labor partidista, pero olvidó que estaba cuestionando a su propio gobierno, a sus jefes y a sus militantes.

¿Congruencia?, tal vez, ¿pleito por el liderazgo partidista?, quizás.

 Lo cierto es que, este jueves 2 de marzo, el alcalde Hugo Bravo anunció que Enrique Vargas ya no labora para él ni para el Gobierno de Tepa.

 Habrá que ver si, fuera de la nómina del Ayuntamiento, Enrique Vargas puede seguir como líder del Partido Movimiento Ciudadano y, si desde esa trinchera, sigue en su posición de cuestionar al gobierno emanado de su propio partido.

 Y es que, lo que pudiera ser una auténtica lucha democrática, se ensombrece por el inmediato pasado priísta de Enrique Vargas, a quien se le tiene como un buen hombre, con una larga trayectoria como funcionario, pero que no ha logrado unificar a los “liderazgos” del nuevo partido-gobierno tepatitlense.


 Jugar a la política tiene sus riesgos, hay quien los corre, hay quien los paga.

You Might Also Like

0 comentarios