Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Se la complica el Peje

Share on Google Plus


• Aún así se le ven más posibilidades que en 2012


   Qué difícil ha de resultar ser una figura pública y tener encima los reflectores (y las cámaras, especialmente de los teléfonos celulares) noche y día. Más aún si esa figura pública tiene tantos enemigos.Y mucho más si se llama Andrés Manuel López Obrador.

   Yo no simpatizo con el Peje, lo he dicho y escrito en innumerables ocasiones, porque me parece que es un fanático, iluminado, mesiánico, poco razonable, que de llegar al poder buscaría quedarse en éste hasta su muerte, como Chávez y Castro, porque sentiría que un periodo de seis años no le alcanza para consolidar su revolución.

   Además no es un hombre de ideas, sino de ocurrencias, que sólo repite una frase: “La mafia del poder”, en lo que además estoy de acuerdo con Él, existe una mafia en el poder, de la que forman parte priistas, panistas, perredistas, verde ecologistas, y a la que perteneció Él. No estoy seguro de que ya no pertenezca.

  Eso, sin embargo, no me impide reconocer que tiene un fuerte liderazgo, mismo que ejerce más allá de su partido Morena (se está comiendo al PRD), y que su gestión como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal fue buena. Me parece incluso que podría ganar la elección el próximo año, cuando se lance por tercera vez como candidato a la Presidencia de la República.

   Ha cometido errores graves en el pasado (y quién no, la diferencia con quienes los cometemos diario es que no queremos ser presidente de la República), como su plantón en el Paseo de la Reforma cuando perdió ante Felipe Calderón y que tanto molestó a los capitalinos, como la locura de declararse Presidente Legítimo, al grado de nombrar también un gabinete “legítimo” y mantener según Él un gobierno paralelo por seis años; además de haber mandado “al diablo a las instituciones”.

   Y los sigue cometiendo. Cuando más impulso parece traer para llegar con más posibilidades a la elección presidencial del próximo año, se complica Él mismo su candidatura diciendo y haciendo pendejadas, que les sirve a sus enemigos en bandeja de plata para que lo pongan como lazo de cochino y le resten votos.

   Entre las más recientes: lo que se vio como un apoyo de López Obrador al crimen organizado, al criticar a la Marina Armada de México cuando elementos de ésta abatieron a 12 delincuentes en Nayarit; y luego el haber callado y llamado provocador al padre de uno de los 43 delincuentes (roba camiones por lo menos) de Ayotzinapa en Nueva York. Si esto lo hubiera hecho Peña Nieto: ¡Maldito represor, renuncia ya!, pero lo hizo el amado líder…

   Las bandas del crimen organizado es lo que más odia y teme el pueblo bueno, de tal manera que cuando la Policía, el Ejército o la Marina dan muerte a uno o varios delincuentes, ese pueblo bueno en lugar de sentir pena se alegra y su comentario es que ojalá y los mataran a todos. En eso no pensó AMLO cuando calificó esos hechos como una masacre de menores de edad, cometida por los salvajes marinos.

   Y es que no piensa mucho… habla mucho, despacio pero habla mucho, y con alguna frecuencia no conecta su cerebro a la lengua antes de hacerlo.

   Y luego, cuando se supone que lo de Ayotzinapa es una de las cosas que más le duelen a la izquierda mexicana, a la que pretende abanderar López Obrador, el padre de uno de los normalistas desaparecidos le reclama su relación con Ángel Aguirre, ex gobernador de Guerrero, y con José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, preso por estar presuntamente implicado en la desaparición de los 43, los dos llegaron a los cargos como candidatos del PRD con la anuencia del Peje, eso era lo que le reclamaban en Nueva York exigiéndole una explicación, pero las cosas se salieron ce control y el dirigente de MORENA salió huyendo mientras llamaba provocador y le ordenaba “¡cállate!” al padre que reclamaba.

   Momentos antes se había suspendido una reunión informativa de Andrés Manuel con simpatizantes, debido a la presencia de un grupo que fue a protestar con pancartas por lo de Ayotzinapa y que terminó enfrentado con quienes habían ido a escuchar al Líder. Hasta ahí todo estaba bien, AMLO supo lidiar con la protesta y decidió suspender la reunión para evitar que subiera de tono la confrontación, pero al salir del recinto y abordar un vehículo, uno de los que protestaban lo sacó de quicio y el Mesías contestó con un “cállate provocador”.

   Por supuesto que fue una provocación. Por supuesto que alguien los mandó para aguarle la fiesta a AMLO. Pero por supuesto también que el amado líder no debió reaccionar así. El video le dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos, y los chairos o solovinos como les llaman a sus seguidores en la redes sociales, se quedaron sin saber qué decir. No era posible que el amado líder de la izquierda le dijera “cállate provocador” a uno de los padres de los 43.

   Se resbaló gacho Andrés Manuel López Obrador. Pero eso no le restará votos entre sus fanáticos, éstos no razonan, igual lo adoran y de cualquier forma votarán por Él.

   El problema es que esos votos no le alcanzan, necesita muchos otros de los indecisos y ahí es donde entra la propaganda de sus enemigos, destacando su postura en contra de la Marina, esto sí le afecta; y haciéndole perder algunos votos entre los ayotzinapos, entre el magisterio disidente y en general entre los extremistas a quienes les dolerá lo de Nueva York.

   Aun así creo que López Obrador es hoy por hoy el más fuerte de los aspirantes a la Presidencia de la República. No porque haya mejorado, sino porque el PRI llegará disminuido por el pésimo gobierno de Peña Nieto, que no ha hecho nada que no sea justificar y fomentar la corrupción, como el alcalde de Tepatitlán Hugo Bravo, cuyo gobierno ha pasado sin pena ni gloria, o mejor dicho con un poco de pena y nada de gloria, pues no ha hecho nada y continúa solapando la corrupción, por lo menos en lo que se refiere a los aviadores (de los préstamos personales luego hablamos).

   Y del PAN, de los tres aspirantes no se hace uno. La más aferrada, la Zavala, carga con el lastre de ser esposa de Calderón; el de Puebla, Moreno Valle, no dejó gratos recuerdos como gobernador; y el tercero, el dirigente Ricardo Anaya, es el pelón campeón de la corrupción y la gente lo sabe.

   ¿Quién queda? López Obrador… Yo no voy a votar por Él, ni por Él ni por nadie, y le sugiero a usted que les recuerde a su mamacita a todos los candidatos en la boleta electoral. Entre menos votos obtengan, menos dinero recibirán para la siguiente elección, y entre menos dinero, con suerte y desaparecen algunos partiditos que no son más que un negocio particular. Para qué le digo cuáles… usted ya los conoce.

You Might Also Like

0 comentarios