Últimas Noticias:
Loading...
,

El sirviente de Carlos V

Share on Google Plus


   Un sirviente del emperador Carlos V se moría después de muchos años de servir fielmente a su amo.

   –“Querido amigo -dijo el Emperador, junto a la cama del moribundo- me has servido con tanta devoción que sólo deseo poder darte algo a cambio. ¿Quieres alguna cosa?, dime lo que deseas y yo veré que se te conceda”.

   –“Sí -respondió el moribundo-, quisiera recibir un favor de vuestras manos”.

   –“¿Qué deseas?”-preguntó ansiosamente el Emperador.

   –“Dadme un día más de vida, tan sólo un día más”.

   –“¡Ay! –exclamó-, se me considera uno de los monarcas más poderosos sobre la tierra, pero lo que me pides es más de lo que mi poder puede darte. Sólo Dios puede conceder y prolongar el don de la vida”.
Suspirando profundamente, dijo el moribundo:

   –“Entonces ahora veo claramente que fui un tonto al no dedicar al servicio de Dios más tiempo que al servicio de un rey terrenal ”.


   Esto que le sucedió al sirviente del emperador Carlos V de querer un día más de vida, también nos puede suceder a nosotros y llegar a la conclusión de que debemos dedicar más tiempo al servicio de Dios nuestro Señor.

   Preguntémonos, por ejemplo, ¿Cuánto tiempo dedicamos a la oración personal o en familia?


   Y también preguntémonos ¿Cuánto le dedicamos a la televisión? Estamos todavía a tiempo de mejorar.

You Might Also Like

0 comentarios