Últimas Noticias:
Loading...
, ,

El rancho grande

Share on Google Plus


No es la primera vez que somos noticia nacional. Regularmente aparecemos por temas bochornosos como las balaceras, el asunto “Casablanca” de los años noventa, o el más reciente acto de intolerancia del líder de los ultraderechistas de ComFamilia.

 Al margen de los “motivos” que tuvo Juan Dabdoub para taparle la boca a la “impertinente” jovencita Ramírez, esa nota que luego se “viralizó” en las redes gracias a la oportuna grabación que hizo el Semanario 7 días, los tepatitlenses debemos volver a plantearnos qué imagen estamos lanzando al mundo, como sociedad y con base a nuestras “costumbres”.

 Intento ponerme en los zapatos de Juan Dabdoub cuando le pidieron que viniera a Tepa con su camión y sus peroratas. Pero también intento entender qué pasa por la mente de gente como el empresario dulcero Enrique Michel Velasco, aspirante a gobernador por Morena. O el gobernador de Jalisco, o cualquier otro líder o funcionario que llega a la tierra colorada de Los Altos.

 Seguramente Juan, Enrique, Aristóteles y cualquier otro líder que viene a Tepa, se imagina que llega al rancho grande, a un pueblote, donde la historia no cambia y la modernidad no ha llegado. Y es que todos hablamos de Tepa como la granja del país, el chiquero más grande de México, el establo más productivo y el rancho más grande plantado de agave. Esa es la imagen que hemos vendido por años al mundo. 

 ¿Y quienes viven en las granjas, en los ranchos, en los establos?, esa es, sin duda, la imagen que los “líderes” que visitan Tepa tienen de nosotros. Muchos subestiman las capacidades, los conocimientos y la cultura de nuestros vecinos. Hay quien cree que puede venir a contar mentiras y que no pasa nada. Que pueden venir a prometer dinero para acueductos y que no pasa nada; que pueden venir a taparle la boca a jovencitas irreverentes y que no pasa nada.

 Cada quien puede pensar lo que quiera de este pueblo y de su gente.

Pero si los tepatitlenses quieren (queremos) cambiar la imagen que se tiene de este pueblo, mucho hemos de trabajar por implantar una nueva estrategia de imagen, porque para unos, o para muchos, seguimos siendo aquel lugar donde Jorge Negrete filmó, hace medio siglo, la película “Allá en el Rancho Grande”.

You Might Also Like

0 comentarios