Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Ya se ve la luz al final del túnel

Share on Google Plus


En razón de la industria que más presencia tiene en Arandas, que es la elaboración de tequila con más de 20 fábricas y más de 70 marcas que operan en este municipio, es obvio que las descargas de vinazas son algo que durante muchos años ha sido una grave fuente de contaminación de tierras, bordos, ríos, arroyos y manantiales de agua, al extremo de que no se conoce ningún río o arroyo que esté completamente limpio, esto debido a lo anterior y a las descargas domésticas, y también a la ausencia de una planta tratadora de aguas residuales.

Existe una de estas plantas, pero el método con el que operaba no funcionó más que unos días allá por el año 2000 si mal no recuerdo. De ahí en adelante todas las descargas domésticas siguieron contaminando los ríos Colorado y Gachupín que pasan por Arandas, y que a su vez contaminan el de Los Sabinos en Atotonilco, para llegar hasta el Zula que, en Ocotlán desemboca en la Laguna de Chapala.

De ese tamaño es la proporción de la contaminación que venimos sufriendo desde hace muchos años y a la cual no se le ha podido poner freno. En primer lugar por la ausencia de recursos económicos para operar la planta tratadora de aguas residuales de Arandas, y su cambio al sistema de operación que sea eficiente y efectivo.

Por lo que se refiere a las vinazas, se han gastado millones de pesos en el pasado por parte de la Industria tequilera, pero jamás vino alguien con más que promesas de tener la solución, que no es fácil, del tratamiento de las vinazas para evitar la peor de las contaminaciones, pues ningún método resultó efectivo.

Pero ahora ha surgido una alternativa que ofrece y demuestra que en el tratamiento de las vinazas (que no es otra cosa que el agua que desechan las fábricas de tequila después de producirlo) es completamente efectivo y lo respaldan con pruebas de laboratorio hechas después del tratamiento secreto con el que trabajan, dejando el agua limpia de cadmio, arsénico y otros químicos altamente contaminantes, para dejarla útil para riego sin riesgo alguno.

Es una empresa del norte del País que ha puesto sus ojos en Arandas y ha hecho pruebas en una tequilera local y de ahí se desprenden los informes serios de que su tecnología efectivamente funciona.

Esto despeja el camino para no seguir contaminando, pues se puede uno dar idea del tamaño de la contaminación cuando se da cuenta que para producir un litro de tequila se deben tirar 10 litros de agua contaminada.

Bienvenida sea pues esta tecnología que soluciona el asunto. Ahora sólo falta que se exija a las tequileras que utilicen este servicio para acabar, por ese lado, con la peligrosa y constante contaminación de la que sufrimos durante varios años.
El futuro luce mejor con esta solución.


Nos leeremos en la próxima entrega.

You Might Also Like

0 comentarios