Últimas Noticias:
Loading...
,

Como las águilas

Share on Google Plus


Después de la Segunda Guerra Mundial, un joven piloto inglés probaba un frágil avión monomotor en una peligrosa aventura alrededor del mundo.

Poco después de despegar de uno de los pequeños e improvisados aeródromos de la India, oyó un extraño ruido que venía de atrás de su asiento.

Se dio cuenta que había una rata abordo y que si roía la cobertura de lona podría destruir su frágil avión.

Podía volver al aeropuerto para librarse de su incómodo, peligroso e inesperado pasajero.

Pero de repente recordó que las ratas no resisten las grandes alturas. Volando cada vez más alto, poco a poco cesaron los ruidos que ponían en peligro el viaje.

Si amenazan destruirte por envidia, calumnia o maledicencia,  ¡Vuela más alto!

Si te criticaran ¡Vuela más alto!

Si te hicieran alguna injusticia o defraudaran tu fe ¡Vuela más alto!

Acuérdate siempre que las ratas no resisten las grandes alturas.

Hay que volar siempre muy alto, es decir, hay que buscar a Dios, porque si nos quedamos sólo en las cosas materiales, un día vamos a darnos cuenta de que lo material un día se acaba y en cambio nuestra vida espiritual nos sostiene para la eternidad.

Las águilas son aves que alcanzan alturas muy grandes y pueden mirar al sol de frente. Así debemos ser nosotros para llegar a mirar a Cristo en el Cielo para siempre.

You Might Also Like

0 comentarios